• 7 de agosto de 2020

Director del Hospital Augusto Essmann Burgos en la lupa de la Contraloría

Con fecha 01 de septiembre de 2017 se pone en funcionamiento el nuevo Hospital Provincial Dr. Augusto Essmann Burgos, el cambio de hospital fue toda una celebración en las calles de la ciudad, con sirenas de ambulancias que daban cuenta de la felicidad de llegar a una nueva casa.

Luego de poco andar, comienzan a aparecer los problemas administrativos y supuestos casos de negligencias en la atención de salud que derivaron en una serie de querellas interpuestas en contra del Servicio de Salud de Magallanes, que trajo como consecuencia la salida del director del hospital  Juan Carlos Mansilla y del subdirector médico Dr. Jimmy Sanga en el mes de julio del año 2018. Posteriormente, en septiembre del 2018, viene un nuevo remezón al interior del hospital con la salida de la subdirectora de Gestión del Cuidado, Jennifer Schulz, la cual interpuso una querella en septiembre del año 2019 en contra del Servicio de Salud de Magallanes.

Así las cosas, el hospital provincial navegaba por aguas tormentosas y sin dirección titular, situación que se prolongó por exactamente un año, hasta que, en julio del año 2019, las autoridades provinciales de Ultima Esperanza, la ex gobernadora Ana Mayorga y el alcalde Fernando Paredes en la mejor versión de su lema presidencial “Tiempos Mejores”, anunciaban con bombos y platillos la llegada de un nuevo director para el hospital de Natales, apareciendo en acción el flamante Dr. Darwin Letelier Escobar y escoltado por las dos figuras políticas más importantes de la provincia, quien como una especie de “Mesías” venía a poner orden administrativo al nuevo recinto de salud natalino y a comenzar a establecer un nuevo mecanismo de trabajo, el cual, hipotéticamente, le iba  a permitir recuperar la confianza de la comunidad en la atención de salud.

Era un desconocido total el Dr. Darwin Letelier para cualquier natalino, sólo se sabía que era médico internista con más de 25 años de experiencia en el sector salud, desempeñando cargos directivos en hospitales similares al de Natales, de mediana complejidad y con MBA en gestión de salud. Parecía todo muy lindo, apropiado para un centro asistencial como el de Natales, hasta que, apareció el Covid-19; se presenta la primera manifestación de funcionarios de la salud al interior del recinto, quienes convocan a los medios de comunicación para dar a conocer el rechazo a las medidas adoptadas por el Servicio de Salud de Magallanes representado por Darwin Letelier, en su calidad de director subrogante, que involucraban el traslado de ventiladores mecánicos y equipos de anestesia a la ciudad de Punta Arenas.  Unas semanas después viene otra manifestación de los funcionarios, esta vez tiene relación con la intención de Letelier de remover a la funcionaria Paula Vásquez Leiva, del cargo de subdirectora administrativa, profesional con más de diez años de servicio en el recinto asistencial, la cual accedió a dicho cargo a través de un concurso público y que cumple con los requisitos académicos para el desempeño de tales funciones. La estrategia de Letelier obedecía a instalar en aquel puesto de trabajo a Alexis Vásquez Fernández, quien fuera investigado por presunto fraude y cohecho, cuando se desempeñaba como subdirector administrativo en el hospital de Santiago Félix Bulnes. Ante estos hechos, los trabajadores de la salud dieron la batalla y la ganaron, revirtieron la situación y la idea de Letelier no fructificó.

La figura desconocida de Darwin Letelier, poco a poco, comienza a mostrar estrategias equívocas de índole administrativo, y se conocen nuevos antecedentes de su trayectoria pasada; es así como nos preguntamos, ¿cómo consiguió contratar a este profesional el Servicio de Salud de Magallanes?.

Llama profundamente la atención, que este servicio haya traído a este profesional, ya que cuando se contrata al Dr. Letelier, en el mes de julio del año 2019, provenía del Hospital San Martín de Quillota, donde debió enfrentar una investigación por parte de Contraloría General de la República, la cual detectó una serie de irregularidades que comprometen su perfil y cometido profesional, esto de acuerdo a los antecedentes que accedimos los cuales son de carácter público,  los detallamos a continuación:

  • Incumplimientos de la jornada laboral
  • Pagos indebidos de horas extraordinarias
  • Acciones constitutivas de acoso laboral
  • Gestiones de compras no ajustadas a la Ley de Compras Públicas N°19.886

En aquel dictamen N°117/2019, con fecha de emisión del documento 17 de abril de 2019, Contraloría señala que los pagos efectuados a Darwin Letelier los años 2017 y 2018, en virtud de los contratos a honorarios que mantenía con el Hospital San Martín de Quillota, resultaron improcedentes, por cuanto Letelier ya contaba con un contrato de trabajo regido por la ley N°15.076 por 28 horas en sistemas de turno; por lo que la entidad contralora formuló un reparo por un monto total de $47.985.000, equivalentes a los honorarios pagados indebidamente. En el mismo documento, se verificó, que Darwin Letelier desde mayo hasta agosto de 2018 no realizó turnos en jornada de 28 horas en la unidad de emergencia, sin embargo, se le pagó el total de sus remuneraciones las que ascienden a $13.569.773. Del mismo modo se verificó que entre enero de 2017 y abril de 2018, Letelier presentaba 264 horas sin marcación, lo que implica el pago de remuneraciones no acreditadas por la suma de $4.487.051.

También Contraloría constató que Darwin Letelier no cumplió su jornada laboral de 22 horas en los términos previstos en su contrato, regulado por la ley N°16.664; y que, en varias ocasiones durante los años 2017 y 2018, no realizó marcaciones en el libro de control de horario, mientras que, en otras, dichos registros están incompletos, totalizando 506, 352 y 69 horas no acreditadas, respectivamente, lo que redundó en que Letelier percibiera remuneraciones no justificadas por un monto total de $24.512.316.

Se determinaron incumplimientos en los turnos de emergencia realizados por  Letelier, duplicidad de sus marcaciones y registros de turno nocturno cuando hacía uso de su feriado legal.

En base a todos los antecedentes expuestos anteriormente, Contraloría instruyó al Servicio de Salud Valparaíso iniciar una investigación sumaria; por tal motivo, podríamos concluir que el Servicio de Salud de Magallanes contrató a Darwin Letelier cuando estaba enfrentado un sumario administrativo en el Servicio de Salud de Valparaíso, ya que el dictamen de Contraloría es del mes de abril del año 2019, determinándose  un monto de $90.554.140 de pesos cuestionados por el organismo contralor, y mágicamente aparece en Puerto Natales en el mes de Julio, en un lugar en el cual nadie lo conocía; un verdadero jaque mate a Contraloría y al Estado y a los controles que creemos de buena fe debieron haberse efectuado.

 

Más Noticias