• 3 de diciembre de 2020

Ecocéanos News. 9 trabajadores han fallecido este año prestando servicios a la industria salmonera

Puerto Montt, 19 de Octubre de 2020. (Ecocéanos News). Entre enero y Octubre del 2020 se han registrado la muerte de 9 trabajadores vinculados a la actividades de la industria productora y exportadora de salmón con base en aguas chilenas. Un alto porcentaje de los fallecidos corresponden a buzos y trabajadores del transporte marítimo.

Algunas de las muertes corresponden a la del supervisor de buzo de la empresa subcontratista Marinetech, fallecido el 16 de marzo en el centro de cultivo Elena de la empresa Aqua Chile, ubicado en Melinka, región de Aysén; en junio un buzo de la empresa subcontratista Oceanrov fue encontrado muerto a 19 metros de profundidad en un centro de cultivo en isla Alao, Chiloé, perteneciente a AquaChile; el 24 de julio un trabajador murió electrocutado en el centro de cultivo Johnson de propiedad de AquaChile ubicado en Puerto Natales; en agosto se registró la muerte de un buzo subcontratado por Scuba SpA en el centro de cultivo Punta Laura Norte, región de Magallanes, perteneciente a la empresa Cermaq, subsidiaria de la transnacional japonesa Mitsubishi.

Recientemente, el 1 de octubre, un buzo de una empresa contratista murió por una caída desde una embarcación que prestaba servicios al centro de cultivo Lagrezze perteneciente a AquaChile en Melinka, Chiloé.

Salmones de sangre: Precariedad laboral y falta de fiscalización del Estado

La Asociación Gremial Pro Buceo Chile se constituyó en octubre del 2019 en la comuna de Hualaihué, región de Los Lagos. Actualmente cuenta con más de 300 buzos afiliados a nivel nacional, los que trabajan tanto en centros de cultivo de la industria salmonera, como en el buceo extractivo de recursos bentónicos. Según Cristian Díaz, presidente de la asociación gremial de buzos, Pro Buceo Chile AG, en entrevista con Salmonexpert señaló que una de las principales falencias es la falta de fiscalización de la actividad.

Pro Buceo A.G. ha emplazado al gobierno, parlamentarios y a los diferentes partidos políticos, a crear una ley que proteja al trabajo de estos trabajadores submarinistas. Frente a la no fiscalización gubernamental en los centros de cultivos de salmón más distantes, Díaz indica que la excusa que se esgrime tanto por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) como por la Dirección de Territorio Marítimo (Directemar), -ente dependiente de la Armada de Chile-, es la de carencia de personal y el no contar con los recursos para fiscalizar toda la salmonicultura (sic). El directorio de Pro Buceo señala que existe una responsabilidad del Estado de Chile y de los gobiernos de turno en los frecuentes accidentes de buzos con resultado de muerte.

Mujeres sufren aguda discriminación en el trabajo de buceo

Díaz señala a Salmonexpert que “Hay muchas colegas mujeres que hoy están tratando de buscar una oportunidad en el buceo. Si nosotros estamos abandonados, ellas aún más, ya que tienen que adaptarse a que todo está hecho para los hombres, por ejemplo los camarines, etc. El tema de sueldos para ellas también es complicado, ya que siempre están bajo el nivel de lo que le pagan a un buzo hombre, en 100 o 150 mil pesos menos. La ley de igualdad tampoco funciona en esta área”.

Otro gran problema es la precaria habitabilidad de las embarcaciones vinculadas a la salmonicultura industrial, “donde el 90% no cuenta con las comodidades que deberían tener para pernoctar, o condiciones de habitabilidad para la gente, teniendo en cuenta que vivimos prácticamente más en los barcos que en casa. La habitabilidad de las embarcaciones que tiene la acuicultura no están adecuadas como para evitar accidentes”.

Un Estado ausente mientras empresas salmoneras traspasan su responsabilidad a contratistas y subcontratistas

Díaz señala que las empresas salmonicultoras traspasan su responsabilidad a las empresas contratistas, existiendo un gran vacío legal para los buzos en este aspecto, ya que una empresa mandante puede tener hasta 15 empresas contratistas o subcontratistas.

“No digamos que vamos a poder exigir que los barcos o pensiones en que ellos tienen a su gente sean de calidad, porque no son tremendos recursos que ellos están recibiendo por prestar un servicio. En ese sentido, le estamos endosando toda la responsabilidad prácticamente a los contratistas y subcontratistas, porque está lleno y son empresas pequeñas”.

El Centro Ecocéanos en conjunto con la Federación de Trabajadores del Salmón de Quellón (Fetrasal), la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de las provincias de Llanquihue y Chiloé, la Confederación Nacional de Trabajadores del Salmón (Conatrasal) y la Federación de Trabajadores Marítimos de Chile (Fesimar), dieron a conocer el 1° de mayo del 2019 esta realidad laboral de carácter tercermundista que caracteriza a la industria exportadora de salmón chilena, mediante el reporte “Salmones de sangre del sur del mundo”.

Ecocéanos señala que desde el 2013 hasta el 2020 han sido registrado por las organizaciones ciudadanas y de trabajadores chilenos 59 trabajadores y trabajadoras fallecidos en la industria productora y exportadora de salmónidos basada en el sur de Chile, frente a la absoluta indiferencia del Estado y las empresas chilenas y transnacionales noruegas, japonesas, entre otras.


Ver:

https://www.ecoceanos.cl/wp-content/uploads/2019/05/Salmones-de-Sangre-Ecoceanos-23mayo2019.pdf

Inicio

https://www.salmonexpert.cl/article/hay-un-tremendo-vaco-legal-para-los-buzos/

Más Noticias