• 4 de febrero de 2023

El Oktubre de Puerto Natales

Compartir Noticia

La primavera del 2019 los jóvenes despertaron a este país, algún día la historia hablará de ellos.

Primero hay que dejar muy claro que sin el estallido social, no existiría el plebiscito del 25 de octubre.

Todo comenzó como una queja contra el alza en el precio del pasaje del Metro pero se convirtió en un clamor popular por un modelo socioeconómico más justo. Este domingo se cumple un año desde que estallara la crisis social más grave desde el retorno a la democracia en Chile, que se saldó con históricas manifestaciones que se desarrollaron en Santiago y en otras ciudades del país, además de episodios donde hubo represión, saqueos e incendios, y una treintena de muertos y miles de heridos.

Desde el día después del inicio del estallido social fueron los jóvenes los que comenzaron a escribir la historia en las calles de Puerto Natales. Ellos convocaron las primeras movilizaciones. La plaza de armas de la ciudad se convirtió en un sitio que fue tomado por la cultura, allí llegaban los más diversos grupos musicales que fueron convocados por una nueva banda de Rock que se llamaba Retrov, ellos llevaban sus equipos, los conectaban y los compartían con los demás músicos, el ambiente que había en esa plaza era mágico, todos llevaban algo y lo compartían con la gente, había cuenta cuentos, títeres, parvularias que cuidaban a los niños, pintores que realizaban un mural, trueque, intercambio de libros, mientras desde los parlantes surgía la música, se desarrollaban asambleas, veíamos todo ese paisaje y sentíamos que nos invitaba a creer en un nuevo mundo, en uno más diverso, más justo.

En las noches desde esa plaza se salía a marchar por las calles de Natales (esas marchas eran convocadas por jóvenes), la lógica que imperaba es la de que “Sólo el pueblo ayuda al pueblo”, todo se autogestionaba. El punto de reunión para el pueblo fue esa plaza que durante varios días fue un símbolo que ayudó a sumar más gente al movimiento social. También es necesario señalar el rol protagónico que asumieron las mujeres en este estallido popular, ellas entregaron su lucidez a la lucha.

Durante esas jornadas había una energía extraña en el aire, habíamos recuperado la esperanza, eso se sentía.

Eran días en que sufrimos persecución, sentimos rabia, miedo, alegría, pero de una u otra forma se estaba construyendo otra realidad, sabíamos que en el norte de Chile el pueblo era fuertemente reprimido y eso nos molestaba, pero al fin nuestra ciudadanía despertó de los abusos de este cruel sistema. Un modelo que fue impuesto a sangre y fuego por la dictadura cívico-militar el año 1973, que se profundizó con la constitución del 80. Un modelo que logra un pacto con las fuerzas opositoras y que se mantiene intacto durante los gobiernos democráticos, “no eran 30 pesos eran 30 años” gritó el pueblo y tenían razón.

Una de las cosas que debemos de tener clara es que sin el estallido social no hubiese existido el plebiscito del 25 de octubre, donde por amplia mayoría aprobaremos una nueva constitución y desterraremos al olvido la nefasta y obsoleta constitución del 80.

Juan Salvador Miranda Vios, 18 de Octubre del 2020

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias