• 3 de diciembre de 2022

EL PARTICULAR SENTIDO SOLIDARIO CHILENO

Compartir Noticia

En Chile prima el individualismo por sobre las necesidades colectivas. Cuando el rechazo a la plurinacionalidad está por encima de una propuesta constitucional que considera a las personas con discapacidad como titulares de derechos, y les brinda un Estatuto de protección, entonces entenderemos porque existen solo 2 días de solidaridad en nuestro país. Me refiero a que la sociedad chilena no quiere que exista un reconocimiento constitucional hacia las personas con discapacidad. En la propuesta de nueva constitución rechazada el pasado 4 de septiembre el término «Discapacidad» aparece incluido en 8 artículos, mencionando apoyos y garantías para ellas. En la constitución actual, aquella que respaldo el pueblo de Chile, NO aparece este concepto.

La propuesta constitucional rechazada por casi 8 millones de Chilenos contenia aspectos claves para avanzar en esta materia, donde el estado reconoce a las personas con discapacidad como «Titulares plenos de derechos, en igualdad de condiciones a las demás personas». Y donde el estado debe facilitar el ejercicio de esos derechos por las barreras que enfrentan actualmente.

Probablemente, en estos días de cruzada solidaria, seremos testigos de muchas exclamaciones tendientes a recriminar el rol del estado en cuanto a su responsabilidad de dar respuesta a las distintas necesidades que mantiene con las personas que se encuentran en situación de discapacidad. Según los registros del Servicio Nacional de Discapacidad (SENADIS), en Chile existen 2.6 millones de personas mayores de edad en situación de discapacidad, es decir, el 20% de ese grupo etario.

La otrora propuesta constitucional presentada por la convención constituyente en el mes de Julio del año en curso; texto que fue denigrado y denominado como «Mamarracho» por parte de los adherentes de la opción RECHAZO, abordaba esta problemática en varios artículos, siendo el más explícito el siguiente:

Artículo 28

Las personas con discapacidad son titulares de los derechos establecidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de derechos humanos ratificados y vigentes en Chile.
Toda persona con discapacidad tiene derecho al goce y ejercicio de su capacidad jurídica, con apoyos y salvaguardias, según corresponda; a la accesibilidad universal; a la inclusión social; a la inserción laboral, y a la participación política, económica, social y cultural.

La ley establecerá un sistema nacional a través del cual se elaborarán, coordinarán y ejecutarán políticas y programas destinados a atender sus necesidades de trabajo, educación, vivienda, salud y cuidado. La ley garantizará que la elaboración, ejecución y supervisión de dichas políticas y programas cuenten con la participación activa y vinculante de las personas con discapacidad y de las organizaciones que las representan.

La ley determinará los medios necesarios para identificar y remover las barreras físicas, sociales, culturales, actitudinales, de comunicación y de otra índole para facilitar a las personas con discapacidad el ejercicio de sus derechos.

El Estado garantiza los derechos lingüísticos e identidades culturales de las personas con discapacidad, los que incluyen el derecho a expresarse y comunicarse a través de sus lenguas y el acceso a mecanismos, medios y formas alternativas de comunicación. Asimismo, garantiza la autonomía lingüística de las personas sordas en todos los ámbitos de la vida.

Posteriormente, en el artículo 36, señala que el Estado les brindará oportunidades y apoyos adicionales en educación; el artículo 45 dice que el sistema de seguridad social público otorgará protección en situaciones como la discapacidad, y en el artículo 153 se menciona que la ley tendrá el deber de “garantizar la participación y representación política” de las personas en situación de discapacidad.

En conclusión, aquellos [email protected] que dicen ser solidarios con la TELETON, y que votaron RECHAZO el pasado 4 de septiembre, NO PUEDEN OLVIDAR que con su voto negaron la posibilidad de fortalecer el rol del estado en materia de discapacidad e inclusión. Aparentemente la propuesta realizada por la convención constituyente no fue suficiente para el ciudadano común, ante el severo negacionismo provocado por el sector opositor al cambio constitucional, utilizando como punta de lanza la PLURINACIONALIDAD, el reconocimiento a la coexistencia de diversos pueblos y naciones indígenas, el embate capitalista de los grandes controladores económicos del país (AFP, ISAPRES, TRANSNACIONALES MINERAS, ACUICOLAS, ETC) representados por dirigentes con sentido individualista «Con mi plata No», «Chile no se vende» 🇨🇱, mentiras instauradas entorno al derecho de propiedad, entre muchas otras cosas.

La sociedad chilena tuvo la oportunidad histórica de saldar la deuda que mantiene con la discapacidad, pero en la decisión de la mayoría de [email protected] prevalecieron otros intereses, dejando en el olvido el sentido solidario que nace en los pensamientos y expresiones de muchos compatriotas una vez al año.

Finalmente y como es de costumbre en las últimas décadas, veremos por televisión el frenetico llamado empresarial del RETAIL junto a la emblemática arenga del «Vamos [email protected]» para acudir a sus tiendas y agotar stock de productos en «ofertas» con el objetivo de aumentar la recaudación diaria y así poder entregar al final de la jornada un suculento aporte económico que contribuya a llegar a la meta propuesta por la TELETON.

Por: Carlos Subiabre R.

 

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias