• 6 de marzo de 2021

Los bomberos hicieron una tormenta en un vaso de agua por la “Famosa” sirena

Compartir Noticia

De esta forma calificó el candidato a la alcaldía Felipe Muñoz, el episodio del suministro e instalación de una sirena de emergencia en la construcción del cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos de Puerto Natales.

Lejos de solidarizar con bomberos y reprochar la burlesca situación, el candidato a alcalde por la comuna de Natales, atendió la consulta realizada en entrevista por el medio de comunicación Radio Independiente, manifestando que esto era todo una “Anécdota”, ya que, la “Famosa” sirena no estaba disponible en el mercado nacional, por lo cual, la empresa contratista en la que él trabajaba tuvo que importar el producto desde el extranjero, y que esta se encontraba actualmente en el cuartel, emplazando a los bomberos a que él le preguntaría ¿Cuándo la van a tocar?, las nuevas políticas medio ambientales no permiten ruidos sobre 100 decibeles, no se pueden tocar al interior de una comuna a menos de que sea una alarma de tsunami, y que en su opinión esto era un tema más ROMANTICO QUE PRACTICO. A mayor abundamiento a su respuesta, realizó un nuevo emplazamiento a la gente que tanto sabe de este “Famoso” proyecto, a decir que los portones de acceso de los carros no eran los que traía el proyecto, sino que más bien, estos portones fueron modificados por unos portones  mucho más caros, dejando a interpretación de los auditores que esto obedecía a un regalo de la empresa.

Dicho esto, es pertinente preguntarse ¿Por qué se dejó en la construcción del cuartel una sirena hechiza sin cumplimientos normativos de calidad, si supuestamente la empresa compró en el extranjero una sirena? La respuesta a tal situación es lógica y sencilla, UN FRAUDE, esa es la figura legal del cometido de la empresa constructora, ya que, el Gobierno Regional canceló con recursos públicos $5.352.000 por un artefacto que no existía, una sirena hechiza que no contaba con un suministro eléctrico para su funcionamiento. Sin embargo, esto fue autorizado a través de la inspección técnica del municipio natalino que extendió el documento de estado de pago, es decir, el asistente de inspección técnica de la obra Sr. Gonzalo Castro Vergara, ingeniero en construcción y ex alcalde de la comuna de Cabo de Hornos, corroboró que dicha sirena estaba instalada y en funcionamiento, algo diametralmente opuesto a la realidad, una omisión injustificable. El día 20 de julio del año 2017 el alcalde de la comuna, Fernando Paredes Mansilla, a través de oficio ordinario N°1336 solicita al Gobierno Regional un incremento de presupuesto para el término adecuado del proyecto por un monto de $89 millones 415 mil 554 pesos. En dicho documento se plasma un ítem de obras extraordinarias (Obras que no estaban contempladas en la ejecución del diseño del proyecto) la instalación y suministro de una sirena de cuartel por $5.352.000, solicitud introducida en forma inconsulta a bomberos por parte de la empresa constructora, junto a la unidad técnica de la municipalidad de Natales. En el mismo documento aparecen los nuevos portones de acceso al cuartel que si fueron solicitados por bomberos con el objetivo de darle una mejor operatividad a la salida de vehículos de emergencia, e incluso, los mismos bomberos cotizaron los portones con una empresa del norte del país y se orientó a la empresa constructora en el diseño e instalación. Esto último se consideró en el ítem aumento de obra, y en consecuencia, estaba detallado en el aumento presupuestario solicitado por el alcalde Paredes al Gobierno Regional, no fue un regalo de la empresa constructora como lo hace saber el candidato Muñoz a la audiencia de la emisora. Dicho requerimiento fue autorizado por el Consejo Regional de Magallanes en sesión del día 14 de agosto del año 2017 y refrendado en el oficio ordinario N°955 de fecha 30 de agosto del mismo año, dirigido al alcalde Paredes, donde se autoriza el pago de compensaciones por aumento de obra y obras extraordinarias. 

La “Famosa” sirena, término de referencia que utiliza el candidato Muñoz, nos orienta y da cuenta de una prueba tangible a la falta de fiscalización que tuvo la ejecución del proyecto de “Reposición del cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos”. La unidad técnica del municipio autorizó el cambio de materialidad en diversas partidas de la obra, prueba de ello es el cambio de perfilería de aluminio para todas las puertas, portones, ventanas y ventanales a una de menor calidad. La perfilería instalada no cumple con la equivalencia técnica, y lo que es peor aún, el argumento para dicho cambio se basó en que el producto estaba descontinuado en el mercado (Línea xelentia 69 de Indalum), puede buscarlo estimado lector y la misma empresa Indalum le enviara una cotización del producto, razón por la cual, considero que el argumento esgrimido por la empresa constructora como un engaño y donde la unidad técnica del municipio no opuso mayor resistencia en cuanto a solicitar mayores antecedentes. Luego modificaron el revestimiento de cielo raso establecido por proyecto de fibrosilicato de 10 mm. a la instalación de planchas de yeso resistente al fuego de 15 mm, era un producto con equivalencia técnica, sin embargo, no hicieron ni lo uno ni lo otro, instalaron un revestimiento de planchas de yeso standard que no cumple con la norma de resistencia de fuego Nch 933 F-180. Misma situación para el revestimiento de muros interiores que consideraban doble plancha y se instaló una. El encamisado de techumbre consideraba planchas estructurales OSB de 15 mm, se instaló de 11.1mm. Se modificó el proyecto de corrientes débiles del sistema de alarma y detección de incendio, se modificó en su totalidad y en forma inconsulta a la consultora que diseñó el proyecto de evacuación de aguas lluvias, lo cual no está permitido en las bases administrativas del contrato y que fue corroborado a través de un documento emitido por los profesionales proyectistas autores del proyecto, y así sucesivamente en varios ítems. Un caso similar al de la sirena en comento, es la instalación de dos termos de agua caliente sanitaria, uno de 400 litros y otro de 114 litros, ítem por el cual la empresa constructora cobró $4 millones 447 mil 543 pesos, el asistente de inspector técnico de obra del municipio Sr. Castro, visó el estado de pago al Gobierno Regional, y nuevamente el producto NO EXISTE físicamente en el recinto. Una situación similar a la de la sirena, pero esta vez sin termos hechizos.

Con el patrocinio de 04 consejeros regionales de la ciudad de Punta Arenas, se realizó la denuncia en Contraloría General de la República, producto de lo cual se realizó una investigación especial N°962 y constataron que en la ejecución del proyecto existía un monto cercano a los 42 millones de pesos en pago de partidas del proyecto canceladas en exceso, la investigación no abordó cambio de materiales, ya que, Contraloría no realiza peritaje a materiales constructivos, sino que más bien, su trabajo esta enfocado en el ámbito administrativo. Considero importante mencionar, que para llegar a esta instancia de fiscalización del ente contralor, se demostró con hechos concretos, a través de una reunión donde se presentó en forma ilustrativa a todo el CORE Magallanes, sin embargo, los dos consejeros regionales en ejercicio representantes de la Provincia de Ultima Esperanza se restaron de apoyar la presentación de denuncia ante Contraloría Regional. Desconozco los motivos, o tal vez no fui lo suficientemente claro en la presentación gráfica e ilustrativa que realicé en su momento al cuerpo colegiado en las dependencias de la Segunda Compañía «Bomba Chile»

Ante el pronunciamiento de Contraloría, la unidad técnica de la Municipalidad de Natales compensó el monto observado por la entidad contralora, con la ejecución de trabajos de hojalatería que se realizaron en el mes de abril del año 2019, luego que el recinto sufriera un severo anegamiento el día 03 del mes antes mencionado. No obstante, estos trabajos se realizaron en la etapa de garantía por buena ejecución de la obra con la que contaba el proyecto, el recinto todavía no contaba con la recepción definitiva, y esto se respalda con el decreto alcaldicio N°0565 de fecha 17 de abril, donde se da cuenta de la ampliación de plazo para la subsanación de las observaciones en el acta de recepción definitiva debido a filtraciones de agua en el recinto. A raíz de lo expuesto anteriormente es que considero improcedente dicha compensación, ya que, a mi juicio, estos trabajos obedecieron a una medida de mitigación por parte de la empresa constructora a fin de evitar nuevos anegamientos, e inclusive se reparó la evacuación de aguas lluvias de los recintos adyacentes al cuartel de bomberos, en la casa pastoral y en el centro cultural Natalis (Ex edificio municipal). Todos estos trabajos no fueron cobrados en su momento por la empresa constructora según la unidad técnica del municipio, y es por ello que producto de la observación hecha por la Contraloría General de la República, se decide realizar el cobro por el mismo monto por parte de la empresa constructora. Como mencioné anteriormente, un monto cercano a los 42 millones de pesos, solo en trabajos de hojalatería, lo que dio paso a calcular milimétricamente peso a peso cada coronación de muro, revestimientos de muros con planchas de zincalum y de esta forma quedar en cero pesos observados por Contraloría.

Así las cosas, podría extenderme mucho más, incluyendo el retraso excesivo en la entrega de la obra estimado por Contraloría en 179 días, donde no se cursó la multa correspondiente a la empresa constructora, etc. 

Me permito escribir este artículo, dando respuesta al emplazamiento realizado por el candidato Muñoz, quien instó a que la gente que sabe tanto del «Famoso» proyecto, aclare la situación. Personalmente, trabajé incansablemente para que la ejecución del proyecto se ajuste a lo establecido en las bases de la licitación pública, motivado a que se haga un buen uso de los recursos públicos involucrados, y que la institución que me formó y cobijó desde los 12 años,  tenga un cuartel de calidad y que cumpla con las expectativas de los actuales integrantes y, por supuesto, de las futuras generaciones, coterráneos nuestros que serán parte de la institución voluntaria, quienes requerirán de una infraestructura de calidad. Lamentablemente colisionamos en reiteradas ocasiones contra los escudos del poder, donde todo se permite, no está disponible en la plataforma de Mercado Público la información técnica de los cambios de materialidad, documento con especificaciones de aumento de obra, obras extraordinarias,  aumentos de plazo otorgados a través de decretos alcaldicios, etc. Razón por la cual dificulta enormemente el proceso de fiscalización que puedan desarrollar los usuarios involucrados. Me cuesta entender que el Gobierno Regional destine recursos para la contratación de un profesional asistente de inspección técnica de obra para el municipio de Natales, con buena remuneración, destinado a tiempo completo para fiscalizar que el desarrollo de la obra se ajuste a las especificaciones técnicas contenidas en el proyecto, pero parece no dar resultados, de lo contrario sería imposible habernos encontrado con hechos tan evidentes y lamentables como el de la sirena. Pareciera ser que incluso son valorados este tipo de profesionales que contrata el municipio, prueba de ello es que el mismo Asistente de inspección técnica de obra Sr. Gonzalo Castro Vergara fue contratado por la municipalidad para desempeñar las mismas funciones en la construcción del Centro de Mineros, obra que ejecutaba la misma empresa constructora del Cuartel de los Bomberos en forma paralela, es decir, en aquella época Castro Vergara inspeccionaba dos obras en forma simultánea, luego contrataron sus servicios para inspeccionar la construcción del colector de aguas lluvias de calle Piloto Pardo, Club Deportivo Esmeralda y, posteriormente, forma una empresa en sociedad con su cónyuge relacionada a la prestación de servicios de inspección técnica de obra, llamada ALGO SPA, con quien se adjudicó la inspección técnica del proyecto de construcción de la agrupación «Gente de Mar». En febrero de 2020 Castro Vergara es contratado por la Ilustre Municipalidad de Natales como profesional de planta permanente, y se hace cargo de un nuevo departamento llamado «Unidad de fiscalización de obras». Posteriormente en el mes de junio, realiza un contundente informe de fiscalización a la obra del Club Deportivo Natales, donde acusa que la directora de obras municipales, no actuó en su calidad de inspector técnico de obra al estricto apego de las bases de la licitación pública. Esto último derivó en un sumario administrativo para la profesional Ana Stumpfoll, lo cual parece ser un hecho inaudito, ya que, Castro Vergara tuvo un cuestionado cometido en el desempeño de sus funciones en la obra del Cuartel de la Segunda Compañía de Bomberos. 

El candidato Muñoz defiende lo indefendible, su actitud se aleja mucho de lo que necesita el municipio de Natales, situaciones como lo acontecido en la ejecución de la obra de la Segunda Compañía deben ser condenadas, y erradicar estas prácticas del municipio natalino debe estar en el consciente y espíritu de trabajo de todo candidato. En atención a cómo aborda la temática el candidato Muñoz, parece no estar a la altura de tal investidura popular, su falta de seriedad e información es perceptible, y me hace reflexionar en relación a que pudiéramos ser testigos de situaciones mucho más graves en el futuro, si eventualmente el candidato Muñoz accediera al municipio. Por tal motivo, hago un llamado a las distintas instituciones y organizaciones sociales que anhelan con ansias concretar proyectos de remodelación de sedes, obras de edificación nuevas y en que el municipio tenga a cargo la unidad técnica, la necesidad de solicitar en una etapa temprana los servicios de fiscalización de Contraloría General la República con el objetivo de que se respete lo contenido en las especificaciones técnicas del proyecto. Si se denuncia una vez que la obra está terminada, es poco o nada lo que Contraloría puede hacer, solo revisiones administrativas del proceso de ejecución del proyecto.

Me quedo con la tranquilidad de haber efectuado todo lo técnicamente posible para exigir que las cosas en la ejecución de la obra de la Segunda Compañía se ajusten a lo especificado en las bases de la licitación pública, lamentablemente no tuve los resultados esperados por todos quienes confiaban en que podíamos revertir las prácticas poco éticas de la empresa constructora, las cuales eran respaldadas por la unidad técnica del municipio. No obstante a este tipo de situaciones, se marcó un precedente importante en la ejecución de obra pública, donde se demostró con elementos técnicos y visibles, las graves falencias de la unidad técnica del municipio de Natales, el cual requiere de un golpe de timón importante en su dirección, a fin de evitar situaciones tan desagradables como las conocidas en los últimos años. La participación ciudadana es un elemento clave, poderoso y donde usted puede ser el gran fiscalizador del buen uso de los recursos públicos.

Por: Carlos Subiabre Ruiz

Más Noticias