• 22 de septiembre de 2023

NECESITAMOS CLARIDAD

Compartir Noticia

Por: Rodrigo Cid Santos

En los últimos días, la comunidad natalina ha levantado la voz para exigir el término de la prolongada cuarentena, la reactivación del turismo y la reapertura del comercio. Agrupados en el movimiento “Necesitamos trabajar”, dirigentes gremiales de diversos sectores productivos, como hotelería, gastronomía, guías turísticos y artesanía, han manifestado que resulta prioritario “establecer una base sólida para miles de familias que hoy tienen en riesgo sus fuentes laborales, emprendimientos y proyectos de diversa índole”. Esto coincide, con el anuncio del cierre de conocidos locales comerciales de Puerto Natales, que se han visto obligados a bajar la persiana en forma definitiva. Situación que representa en forma inequívoca, el complejo escenario económico y social provocado por la pandemia. Todo esto, llevó al alcalde Fernando Paredes, a solicitar al ministro de Salud, Enrique París, el cambio de fase de la comuna de Natales, que lleva nueve semanas en cuarentena. La respuesta de la máxima autoridad sanitaria, fue que la situación será revisada en la próxima reunión de la mesa encargada de determinar el avance y retroceso dentro del Plan Paso a Paso.    

    Si bien el anuncio de la reapertura del Parque Nacional Torres del Paine, fijada para el 26 de noviembre, fue valorado por los representantes de la actividad comercial de Natales, no es menos cierto que la medida favorece –en principio- a grupos empresariales dedicados tanto al transporte aéreo y terrestre de pasajeros, como a la venta de servicios turísticos en la zona de la “Octava Maravilla del Mundo”. Esto, que debería convertirse en un impulso para toda la Provincia de Última Esperanza, por obra y gracia de las restricciones que impone la cuarentena, terminará beneficiando a un puñado de operadores, que a diferencia de los pequeños comerciantes y emprendedores, sí cuentan con los respaldos financieros necesarios para enfrentar el descalabro provocado por la pandemia. 

    Este tipo de medidas, cuando se decretan en forma centralizada desde el Gobierno Regional, y sin considerar el impacto que tendrán en las comunas directamente vinculadas con la actividad en el Parque Nacional, resultan difíciles de entender. Además, queda en evidencia la falta de un plan integral para la reactivación del comercio y el turismo en Puerto Natales. Una ciudad que en las últimas décadas se ha consolidado como la puerta de entrada a las bellezas naturales de Última Esperanza, con servicios gastronómicos y de hotelería de primer nivel. Los anuncios concretos para ir en apoyo de los cientos de familias que dependen de la actividad turística, brillan por su ausencia. Y ante el nulo respaldo de la autoridad, el sector turismo agoniza lentamente. Y esto resulta de la máxima gravedad. Porque así como nuestra gente necesita trabajar, los encargados de gobernar están obligados a entregar certezas a la comunidad. 

    Hoy más que nunca, Natales requiere claridad. Un horizonte a corto plazo, con medidas que permitan compatibilizar tanto el combate a la pandemia, como la sobrevivencia de un sector que representa un pilar fundamental de la actividad económica a nivel regional.-   

*Imagen de Marcial Urbina,Pto. Natales. 

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias