• 3 de diciembre de 2020

AL FILO DE LO LEGAL, LO MORAL Y LA PROBIDAD

De nuestros colaboradores y lectores

Existen cargos que son de confianza de la ciudadanía y que son financiados por todos los chilenos, ese es el caso de los alcaldes, quienes administran las comunas desde el municipio, manejando un alto presupuesto que muchas veces es usado para mejorar sus imágenes, hacer favores políticos y otros, que les permiten estar en campaña durante 4 años con fondos del presupuesto municipal y que, muchas veces, están la filo de la legalidad, pero que Contraloría General de la República advierte y no logra configurar esa ilegalidad.

Esto ocurre a todo lo largo y angosto de este creyente país, donde el Ejército y Carabineros están altamente cuestionados por los llamados casos Milicogate y Pacogate, los políticos  abusan de sus dietas, viáticos y todo lo que pueden obtener a costa de su cargo, que los ciudadanos les dan.

Al filo de lo legal y lo moral, se refiere a un caso que nos afecta en la región, especialmente en Puerto Natales, donde su máxima autoridad comunal ostenta varios cargos, algunos de representación municipal, donde se puede entender el uso de recursos fiscales, pero lo que no se puede aceptar es esa doble función, ALCALDE Y PRESIDENTE DE LA UDI, en las cuales sus apariciones en programas de televisión, entrevistas en diarios y revistas, son realizadas en horarios de oficina como alcalde, los viajes a Punta Arenas con vehículo fiscal a reuniones de la UDI, entrevistas como presidente del mismo partido, con viáticos municipales, está dentro de ese límite, de esa delgada línea entre la legalidad y la moralidad.

La pregunta pertinente es: si un alcalde tiene asignado un vehículo municipal para el desempeño de las actividades propias de su cargo, sin restricciones, que a este mismo vehículo se le vea afuera de la sede de la UDI en Punta Arenas, afuera de canales de televisión y diarios regionales, participando en reuniones partidarias y en entrevistas, todo en su calidad de presidente de la UDI, ¿esto no será estar AL FILO DE LA LEGALIDAD, LA MORALIDAD Y LA PROBIDAD?…

Contraloría no dice nada o poco, la oposición magallánica no existe y la comunidad, muchas veces, deja pasar estas situaciones por miedo a ser perseguidos en una ciudad, que como dice el Señor Paredes; «todo lo que pasa yo lo sé en mi oficina», y también, porque ve un Natales que tiene un lindo maquillaje, pero que detrás sigue con la pobreza disfrazada, el hacinamiento, la falta de trabajo o trabajos mal remunerados, un cero respeto del medio ambiente por las empresas que son defendidas por la autoridad  municipal y, en fin, los mismos problemas que existían hace 20 años atrás y: ¿dónde está el Natales que avanza?.

Quién le pone el cascabel al gato, (o a Paredes mejor dicho), porque la gran pregunta es: ¿dónde el ALCALDE se separa del PRESIDENTE DE LA UDI?, ¿dónde deja de usar el tiempo y los recursos de todos los chilenos para el ejercicio de su cargo de alcalde con el de presidente regional de la UDI?.

Al filo de la legalidad, la moral y la probidad, es estar en dos sillones cuando sólo se debe estar en uno, por las razones planteadas y, principalmente, porque la comunidad natalina lo eligió para que sea su ALCALDE y no presidente de la UDI Regional, porque los natalinos apoyan a Paredes pero no son UDIs.

Contraloría, que lee los medios de comunicación social, debería hacer una investigación de las actividades como alcalde y como presidente UDI que muchas veces son paralelas, tan simple como el uso del celular, del vehículo, de viáticos para viajes en actividades políticas, verificar si han existido encuentros UDIs nacionales y Paredes viajó como alcalde en comisión de servicio, entrevistas en la oficina municipal como presidente de la UDI, entrevistas radiales y televisivas, donde responde algunas preguntas como alcalde y otras como presidente de aquel partido. 

Hoy, con los hechos ocurridos en la corporación, con el disfrazado despido con indemnización del secretario de la CORMUNAT, militante UDI, ¿qué opinará el Presidente Regional de la UDI, señor Paredes?, seguramente, no tiene opinión y, mucho menos, como alcalde y presidente de la Corporación de Educación sin directorio.

Sólo reflexiones en una época donde el castillo de arena se está derrumbando poco a poco y no por el efecto de las olas, sino que, por la ambición de construir un castillo muy alto con una base muy pequeña.

«Las opiniones vertidas en esta columna de opinión no representan, necesariamente, la línea editorial de nuestro medio digital y son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten».

Más Noticias