• 14 de junio de 2024

Alfonso Coñoecar Millalonco, un hombre consecuente, honesto y probo

Compartir Noticia

Un reconocimiento desde esta página al ex concejal Alfonso Coñoecar Millalonco, (Q.E.P.D.), si quizás el primero que colocó en evidencia las irregularidades y corrupción de la administración de Paredes - millonarios tratos directos para las fiestas de aniversario de Natales, Clan Go, el alcalde de Colina, Domingo Soto y señora, el bicicleteo de las cotizaciones previsionales y prestaciones de las cajas de compensaciones.- ¿Se acuerdan?. Pues bien, Coñoecar, un hombre consecuente, honesto y probo, se dedicó a buscar las irregularidades manifiestas que ya exhibía desde su primer período el alcalde Paredes.

Por que este fue hábil en instalar un relato que fue comprado por una gran parte de Natales, en el sentido de que las obras y avances se debían a su gestión (pero siempre intentando esconder el lado oscuro y tenebroso de la misma); omitiendo y sin mencionar el cariño que le colocaron los intendentes de la época y, también, los proyectos y diseños -no pocos- que venían de la gestión de Mario Margoni Gadler.

En aquel tiempo se daba la cara de frente, no obstante, hubo otros concejales que incluso se burlaban del acento argentino de Coñoecar, lo que no fue obstáculo para que "Coñito" avanzara en la búsqueda de los antecedentes para llevar al TER a Paredes, lo que en un principio parecía plausible, pero que luego se fue dilatando y, como consecuencia, Coñoecar se fue quedando solo. Corría el año 2015. Finalmente, no se pudo realizar la presentación ante el TER por que faltó apoyo y la administración hizo valer su poder e influencia.

En la elección municipal del año 2016,  no resultó reelecto, sus enemigos se habían encargado de hacerle la anticampaña para dejarlo afuera del Concejo, además por el "pecado" de  ser comunista.

Alfonso, fue una persona sencilla y llana, lejos de las estridencias mediáticas y grandilocuentes. Se ocupó durante su concejalía de comunicar el trabajo que se realizaba al interior del Concejo Municipal y mantuvo un programa de conversación en la TV por varios años.

Transcurrió el tiempo y los que hoy denuncian supuestas irregularidades nunca estuvieron ni tampoco les interesaba. Peor aún, algunos de ellos estaban coludidos o eran cómplices pasivos del saqueo que efectuaron a las arcas municipales y de la CORMUNAT sus grandes administradores de aquel entonces, quienes formaban parte del entramado del partido más corrupto de la historia de nuestro país, la UDI. Sí, por que no hay que olvidar que Paredes llevó a militantes de su partido, UDI, a trabajar con él, total, tenían todo el poder y hacían gala y ostentación del mismo.

Por tanto, en tiempo presente, los que vociferan, entre estos, El Papagayo, nunca descubrieron nada. El Papagayo hace hincapié en lo que a él le interesa denunciar. El Papagayo busca la cobertura mediatica. Tiene una adicción similar a la del ex alcalde, cuando todas las semanas salía en sus cadenas regionales, muy bien aceitadas por lo demás.

Al querido Alfonso le hubiera gustado ver sentado en el estrado del tribunal a quienes no solo desfondaron a la Cormunat y  entregaron a entidades financieras bienes municipales, sino que con su acción irresponsable y delictiva, afectaron a los docentes, a la educación y a los servicios municipales, colocando en tela de juicio a corporaciones que deben estar al servicio del bien público, pero NO para incrementar los patrimonios personales.

Ellos fueron los responsables en orden creciente de haber generado un déficit estructural, el cual se ha convertido en un tema sin solución.

Alfonso Coñoecar dejó la vara muy alta y fue un ejemplo de vida, nunca se cambió de partido ni hizo cálculos electorales oportunistas. Siempre enarboló las banderas obreras y de lucha contra los poderosos y a favor del cambio social. Alfonso creía en el concepto de "obrero y trabajador que se cultiva, es un elemento consciente de cambio social y político" y, pedagógicamente, su trabajo como concejal y político siempre apuntó en un mismo sentido, no para acarrear agua para su propio molino, antes bien, en primer término para lograr el bienestar de la comunidad y de sus queridos mineros y vecinos natalinos.

 

Por: Observador comunal

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias