• 4 de diciembre de 2020

Asamblea Constituyente: qué es, cómo funciona y qué países la han implementado

En principio, es importante definir qué engloba este término.

“Una asamblea constituyente o asamblea nacional constituyente, es un órgano colegiado conformado por un grupo de ciudadanos y ciudadanas electos por sufragio popular para discutir y diseñar exclusivamente un nuevo texto y orden constitucional”.

Se trata de un texto del informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que en 2013 elaboró el diagnóstico de los desafíos que enfrentaba Chile, con una constitución hecha a la medida del militarismo, pero que pronto empezó a quedarle demasiado ajustada a la población tras el fin de la dictadura.

Al ser creada en 1980, el organismo mundial advertía hace 6 años atrás, que las dificultades socioeconómicas chilenas iban en franco crecimiento, como la actividad económica, pero con una distribución no equitativa.

“Esta Constitución ha sido objeto de constante debate y cuestionamiento desde el momento en que fuera aprobada en 1980 por un plebiscito organizado por el régimen militar. Por otra parte, e independientemente de su legitimidad de origen, diversos actores políticos y sociales concuerdan que la actual carta fundamental ya no proporciona un marco normativo adecuado para los desafíos sociales, económicos y políticos que enfrenta la sociedad chilena hoy”

Parece un texto futurista, advirtiendo a un Estado, que hoy se ha visto inmerso en una profunda crisis desde el pasado 18 de octubre.

Quienes participan en procesos constituyentes y vigencia de una AC

Los procesos constituyentes tienen dos vías principales:

1- Vía poder legislativo, que es el que elabora el nuevo texto constitucional y lo aprueba. Pueden participar los parlamentarios en su totalidad (Brasil 1988, El Salvador 1992, Corea 1987) o conformarse una comisión especial de parlamentarios abocada a su redacción. Los países que lo han hecho bajo este último procedimiento, son: Bolivia en 1994, Nicaragua 1995, Angola 2010, Croacia 2000, Grecia 1975, Polonia 1997, República Checa 1993.

2- Vía Asamblea Constituyente, con ciudadanos representativos de toda la población, electos por sufragio popular y que son los que elaboran el nuevo texto de la constitución. “En el último tiempo, la tendencia ha sido que los textos constitucionales decididos y aprobados por asambleas constituyentes han sido ratificados por la ciudadanía a través de un referéndum”.

Es el camino más largo, según lo plantea el texto de Naciones Unidas, porque previamente se necesita una consulta para decidir quienes son sus integrantes y, más tarde, otro para aprobar el texto. Sin embargo, el proceso tiene el aval de la población, en tiempos de cambio.

Una vez que hayan elaborado su trabajo y la constitución entre en vigencia, previa aprobación, su elección queda sin efecto y a cargo del poder legislativo constituido en la última elección.

Siempre existe la posibilidad, si la sociedad está preparada para esto, que intervenga en el proceso una “Comisión de Notables” que se encargue del proceso constituyente, es decir, abogados u otros profesionales expertos en derecho constitucional o ciencias sociales, incluso representantes de poderes del Estado.

¿Cómo se gesta un nuevo texto constitucional vía AC?

Uno de los caminos planteados para llegar a un producto constitucional a la medida de todos, tiene que ver con los mecanismos consultivos o deliberativos.

Estos pueden incluir “mesas redondas de discusión de temas constitucionales, la realización de asambleas territoriales o foros nacionales para discutir el texto constitucional, consultas ciudadanas y también la elaboración de informes y/u observaciones por parte de diferentes organizaciones de la sociedad civil, movimientos políticos, e incluso instituciones gubernamentales respecto al contenido del nuevo texto constitucional que son enviadas a la asamblea constitucional, al comité de expertos o al congreso, cuando corresponda, para su consideración”.

Otro de los puntos plantea Educación Cívica por parte del gobierno a los diferentes sectores sociales que demandan una constitución, de acuerdo al nivel de confianza que generen las autoridades.

En el segundo periodo de Michelle Bachelet, se anunció un proceso de formación cívica, con miras a un cambio constitucional. Un spot gubernamental de la època, circulaba por diversas plataformas para ejemplificarlo.

Más Noticias