• 28 de septiembre de 2020

EL (NO) LIDERAZGO EN TIEMPOS DE CRISIS

Rodrigo Cid Santos

    En el último reporte dominical respecto del avance de la pandemia en Chile, apareció en un recuadro el Intendente de Magallanes, José Fernández. La autoridad regional formó parte de la puesta en escena diseñada para anunciar que las comunas que se encuentran en cuarentena, quedaban excluidas del permiso especial para la celebración de Fiestas Patrias. La presencia de Fernández Dübrock no fue casual. A diferencia del Intendente del Bío Bío, quien reclamó airada y públicamente contra la medida centralista del Gobierno de Sebastián Piñera, el jefe regional de Magallanes tuvo una actitud silente y parecida a la genuflexión. 

Entrevistado la mañana del lunes en Radio Polar, Fernández explicó que había presentado por escrito (mediante un oficio) y en forma reservada (por whatsapp) su rechazo a la medida. “Mis jefes están en La Moneda, y cuando uno tiene un problema con su jefe lo conversa directamente, no a través de la prensa”, argumentó. ¿Es el liderazgo que esperan los magallánicos de sus autoridades en tiempo de pandemia? Por supuesto que no. Para entenderlo, basta una breve comparación entre la realidad de los penquistas (región donde Sergio Giacaman ejerce como Intendente) y los magallánicos (territorio que tiene a José Fernández como jefe regional). 

Según el último Informe Epidemiológico del Ministerio de Salud, que data del 5 de septiembre pasado, la Región del Bío Bío tiene 2.924 casos activos de coronavirus, y una tasa de incidencia de 175,8. Magallanes, en cambio, contabiliza 1.082 contagios activos y una tasa de 606,6. Si este último número se extrapolara al Bío Bío, la cantidad de personas contagiadas se dispararía en 3,5 veces, hasta totalizar 10.234 casos activos de COVID-19. Por tanto, resulta evidente que la situación sanitaria de Magallanes es mucho más grave en comparación con Bío Bío. Respecto de las camas críticas disponibles, el último reporte de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva, da cuenta que en Bío Bío el 81 por ciento de las camas se encuentran ocupadas; mientras que en Magallanes se registra un alarmante 100 de ocupación. Para liberar cupos en la UCI del Hospital Clínico, en las últimas horas 4 pacientes fueron evacuados hacia Santiago. Y en días anteriores, enfermos fueron derivados al Hospital Augusto Essmann de Puerto Natales. A todo esto, se suma el alto número de funcionarios de la salud contagiados de coronavirus, o en cuarentena preventiva. Por donde se le mire, se trata de un sistema regional de salud estresado al máximo. 

El miércoles de la semana pasada, cuando se anunció el plan “Fondéate en tu casa”, Sergio Giacaman se comunicó con José Fernández para hacer una suerte de “frente común”, y solicitar que las regiones con comunas en cuarentena, quedaran fuera del polémico permiso de Fiestas Patrias. Públicamente, Fernández no expresó nada al respecto. En paralelo, integrantes del Concejo Municipal de Punta Arenas criticaron duramente el silencio de la máxima autoridad regional. 

Durante la entrevista matutina de este lunes, el Intendente José Fernández reconoció que “no hemos sabido llegar a la gente y estamos entregando un mensaje erróneo a la población”.  Cuando las autoridades guardan silencio ante una medida abiertamente centralista -el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, fue más allá y la definió como centralista y criminal- y no salen públicamente en defensa de la comunidad, también están entregando un mensaje equivocado. Para enfrentar una crisis tan inédita como compleja, se requiere liderazgo y credibilidad por parte de quienes ejercen la autoridad. 

A diferencia de José Fernández, el Intendente del Bío Bío no fue invitado a la televisada puesta en escena, donde el Gobierno anunció que se revocaba el permiso especial para las comunas que se encuentran en cuarentena. Aunque no estuvo presente, la voz de Giacaman ya se había escuchado en La Moneda. Y también en la Región del Bío Bío, donde su postura fue respaldada en forma transversal, incluso por alcaldes y parlamentarios de oposición. Al comienzo del balance, el Ministro de Salud citó una frase del destacado político y estadista británico, Winston Churchill: “el éxito no es el final, el fracaso no es fatal, es el coraje para continuar lo que cuenta”. 

En el caso de Magallanes, existe otra célebre frase de Churchill, que debería ser tomada en cuenta por sus principales autoridades: “actitud es esa pequeña cosa que marca una gran diferencia”.-

 

Más Noticias