• 4 de febrero de 2023

NO ENTENDIERON NADA

Compartir Noticia

Por: Rodrigo Cid Santos

Cuando faltan menos de 30 días para el Plebiscito del 25 de octubre, donde la ciudadanía definirá si quiere una nueva Constitución y mediante qué mecanismo se redactará, en caso que se imponga la opción apruebo, al parecer algunos no entendieron nada. Y se encuentran en las antípodas de los tiempos que corren, donde los abusos y privilegios son rechazados de plano, por una sociedad cada vez más empoderada. Tal es el caso de lo ocurrido recientemente en la Corporación Municipal de Puerto Natales. Hace algunos días, se supo que el Secretario General de la CORMUNAT, Alejandro Velásquez, quien asumió sus funciones el 1 de enero de 2013, fue finiquitado el 31 de julio de 2019, recibiendo $43.187.485 por concepto de indemnización por años de servicio, además de feriado proporcional y legal. Velásquez –sin embargo- no pasó a engrosar la lista de trabajadores desempleados, ya que fue prontamente contratado en el mismo cargo. Inquirido por la prensa, el alcalde Fernando Paredes dijo que “aquí no se ha hecho nada que no esté establecido en la ley, si hago algo distinto estaría vulnerando los derechos de un trabajador”. ¿Qué tiene que ver la situación del inefable Velásquez con el próximo Plebiscito? Mucho. Para entenderlo, es menester hacer un pequeño rodeo.

Los hechos que se desencadenaron a partir del 18 de octubre de 2019 –tanto las manifestaciones pacíficas y multitudinarias, como la inusitada ola de violencia- pusieron en jaque la estabilidad democrática del país. Y entre las principales demandas enarboladas, se encontraba el fin de los abusos y privilegios. Acorralada ante el temor de perder su propia condición dominante o dirigente, la clase política firmó el Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución, la madrugada del 15 de noviembre. Salida institucional para una crisis sin precedentes, y que tendrá como hito clave el Plebiscito. Pero al parecer algunos no entendieron nada. Y siguen defendiendo lo indefendible, amparándose en el aspecto legal, como si la política no estuviera obligada a actuar conforme a la ley.

Además de la situación sanitaria –con más de 450 mil contagiados y casi 12 mil 500 muertos- en Chile la pandemia ha provocado un descalabro en materia económica y laboral. Miles de trabajadores tuvieron que aceptar rebajas en sus sueldos, para evitar la cesantía. Y aunque toda modificación de contrato debe realizarse de mutuo acuerdo entre las partes, está claro que no había más alternativa que consentir las nuevas condiciones. No hacerlo implicaba derechamente quedarse sin trabajo. En el caso del Secretario General de la CORMUNAT, la modificación de contrato vino acompañada del pago del finiquito correspondiente. ¿No representa acaso una situación de privilegio por donde se mire? A juicio del edil de Natales, no. “Si hago algo distinto estaría vulnerando los derechos de un trabajador”, expresó Paredes.

Aunque parezca increíble, todo esto ocurrió en la misma Corporación Municipal que en julio de este año retuvo parte del sueldo a cerca de 300 docentes natalinos. Además, y según denunció el Magisterio local, las cotizaciones de salud y previsión social no habían sido pagadas desde mayo. ¿No se trata de una flagrante vulneración de derechos de los trabajadores de la educación? Orwell escribió “todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros”. Al parecer, algunos no entendieron nada.-

 

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias