• 22 de enero de 2022

Opinión. ¿Qué es la identidad regional?

Compartir Noticia

Por: Carlos Subiabre Ruiz

Probablemente la única relación que exista entre algunos habitantes del territorio Austral de la Patagonia Chilena con la palabra KARUKINKA, es la prueba automovilística que se realiza una vez al año en la isla Tierra del Fuego, o posiblemente a grupos folclóricos. Existe un denominador común en todas estas relaciones, la llamada «Tierra del Fuego» en el año 1520 por la flota española formada por cinco barcos, y capitaneada por un portugués, Hernando de Magallanes. Misma tierra a la cual el pueblo Selk’nam le llamaba KARUKINKA. ¿Cuántas personas conocen la importancia de esta palabra para nuestra historia ancestral?

KARUKINKA: Último rincón de hombres. Así llamaban los Selk’nam a su territorio, el cual habitaron por más de 11 mil años.

Entonces, ¿Por qué nos llamamos región de Magallanes? ¿Tú crees que Hernando de Magallanes te representa? ¿Cuántas veces hemos dicho me siento «orgulloso» de ser Magallánico y sacamos de viaje por el mundo la bandera de «Magallanes»?.

Hernando de Magallanes fue un explorador asesino. Mató y descuartizó a dos de sus capitanes que lo acompañaban en la expedición por considerar que actuaban con rebeldía. A uno de ellos (Mendoza) lo asesinó al interior del barco y posteriormente mandó a tierra el cadáver, donde lo hizo descuartizar a sus subordinados. Misma fortuna corrió el capitán Gaspar Quezada, a quien lo ahorcó y descuartizó con el mismo pregón. Los hechos ocurrieron específicamente en el territorio que hoy en día se conoce como Puerto San Julian, Argentina, en Marzo del año 1520. Luego secuestró a dos jóvenes Aonikenk para exhibirlos como trofeo en la corte real de España. Los jóvenes Aonikenk murieron en alta mar poco tiempo después, afectados por enfermedades y la reclusión a la que fueron sometidos por la inhumana instrucción de Magallanes.

Hernando de Magallanes no tocó tierra en su paso por el estrecho. Navegación que comenzó el día 21 de octubre del año 1520, y que tardó 22 días en conectar el océano Atlántico con el Pacífico. A Hernando de Magallanes no le interesaba el territorio austral, iba en busca de otro objetivo, netamente económico El objetivo era localizar una nueva ruta para llegar a las Molucas, las fabulosas «Islas de las especias». Muy visitadas desde tiempos antiguos por mercaderes chinos, árabes e indios.

El día 27 de Abril del año 1521 Hernando de Magallanes arriba a la isla de Mactán (Actuales islas Filipinas) al mando de sesenta hombres fuertemente armados con la intención de someter por las fuerzas de las armas a los habitantes autóctonos, mediante la denominada «Cultura de Conquista» que no es otra cosa que imponer a sangre y fuego, con violencia irracional, la religión católica y la sumisión al reino de España a los pueblos originarios. Es así como Hernando de Magallanes es abatido por Lapu-Lapu, que según la leyenda clavó una lanza de bambú en el rostro de Magallanes, convirtiéndose así en héroe nacional, símbolo de la resistencia contra los conquistadores europeos.

Me declaro ANTI-Magallánico. No porque no tenga aprecio a la tierra que hábito y que me vio nacer, el problema radica en el nombre que impusieron los «Civilizadores» a esta tierra, «Región de Magallanes» inspirados en la figura del explorador Hernando de Magallanes, el cual, representa en su máxima expresión la violencia, robo, homicidio, abuso, entre otros calificativos negativos que pueden describir a Magallanes.

Con la voluntad política de las autoridades regionales, parlamentarias y de gobierno podríamos llegar a tener nuestra verdadera identidad regional. Me refiero específicamente a el nombre de nuestro territorio, uno que sea representativo de nuestra historia, de aquellos seres humanos que recorrieron hasta el último rincón del territorio por miles de años, en navegaciones canoeras y cazas terrestres en busca del sustento y el complemento espiritual de la felicidad y tranquilidad que la civilización les arrebato en medio siglo, solo cincuenta años para causar un daño irreparable a la cultura ancestral fueguina.

Actualmente en el sistema de educación de nuestros niños y jóvenes no existe prioridad por la historia regional. Una historia triste, marcada por la muerte y genocidio del pueblo Selk’nam en Tierra del Fuego. Un pueblo de cazadores y recolectores, con cultura propia y con la cual elaboraron su propia cosmogonía. Los Selk’nam fueron despojados de su territorio ancestral para favorecer la crianza del ganado ovino de colonizadores europeos auspiciados por los Estados de Chile y Argentina, quienes otorgaron concesiones de millones de hectáreas, en forma gratuita, y donde finalmente se construyeron verdaderos imperios ganaderos.

Que distinto seria que nuestro territorio se identifique como «Región de KARUKINKA» en un acto de reconocimiento, respeto y justicia a nuestros pueblos originarios.

¿Podrán hacer eso los candidatos?.

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias