• 19 de mayo de 2024

Para muestra un botón

Compartir Noticia

Por: Lorena Silva Gómez

De distintos sectores, en diversas crónicas periodísticas y en muchas columnas de opinión, podemos leer que cuando se hace un análisis de la contingencia política y social de nuestro país se dice, que la derecha política en Chile, vive en una burbuja, no tienen contacto con la realidad en la que vive el resto del país, que a decir verdad vendría siendo el 80% de la población, etc., y que esta falencia, esta falta de empatía, este nulo acercamiento a quienes para las elecciones obligatoriamente tienen que arrimarse para solicitar su preferencia, lo suplen, claro está, con dinero, que como todos sabemos a la élite chilena le sobra.

Este análisis, lo pude experimentar personalmente, el día martes 22 de marzo, aproximadamente a las 20:30 horas, cuando mi mami me dice: “hija, alguien te está llamando desde mi celular”. Algo sorprendida, respondo: habla con Lorena Silva Gómez, con quien tengo el gusto y desde el otro lado del auricular una voz me dice que “me llaman de parte de un candidato a constituyente por el distrito 28 ….” (no voy a dar el nombre porque no pienso publicitar gratuitamente a alguien que tiene los recursos para  hacerlo sin mi ayuda). 

Al darme cuenta de quién y de qué se trataba, lo interrumpí, diciendo: disculpa, no malgastes tú tiempo y el mío, ya que esta es una clara señal de que no tienes idea de con quién estás hablando, ya que soy la Encargada de Comunicaciones del candidato a constituyente Patricio Fuentes, de la lista independiente de la Coordinadora Social de Magallanes.  A lo que la voz respondió, “disculpe y gracias por su tiempo”.

Claramente, la falta de conocimiento de la región, quienes la conformamos, de quienes son sus contrincantes de listas, de quienes hemos aparecido por distintos medios de comunicación diciendo lo que pensamos, etc.,  no sólo nos habla que estás personas que en una primera instancia recordemos no querían cambiar la constitución, porque estaban por el Rechazo. Ahora se postulan a un cargo, para el cual no están preparados, pues a no ser qué sean adivinos, no pueden saber qué es lo que necesita, demanda y quiere el 80% de Chile, porque jamás se lo han preguntado. El tener un título universitario, solo garantiza que en la teoría conocen de leyes si son abogados, pero nada más.

También nos dice, que tienen los recursos económicos para acceder a bases de datos telefónicos y a pagar personal para que llame a dichos contactos. Y, por último, demuestra una falta de respeto por quienes son sus adversarios políticos, pues lo mínimo que podrían conocer son al menos sus nombres.

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias