• 15 de junio de 2021

Puerto Natales y sus cambios a través de sus 110 años de historia

Compartir Noticia

No quiero vivir sin ti, mi tierra
Lo supe fuera de ti, mi tierra
Pregunten dónde quiero sufrir
O en que zona quiero amar
O en qué lugar voy a morir
Pues en mi tierra.
“Zamba para mi tierra” – Litto Nebbia

Puerto Natales cumple 110 años, escribo este pequeño texto a modo de homenaje y quiero enviar un gran saludo para todos sus habitantes, para aquellos que adoptaron este pueblo como su nuevo hogar, para los trabajadores, los estudiantes, las dueñas de casa, para los profesionales, los cesantes, para los que ya no viven acá pero llevan en su corazón un poco de este pueblo y para todos aquellos que aún se conmueven con el paisaje. Un gran abrazo para ustedes Tirapiedras.
El 31 de mayo de 1911 fue fundada oficialmente la ciudad de Puerto Natales por decreto del Presidente de la República don Ramón Barros Luco.
Durante la primera mitad del siglo pasado la principal actividad económica en la comuna fue la ganadería, posteriormente los habitantes se reinventaron y cruzaron la frontera y se desempeñaron en la minería en el yacimiento de carbón de Rio Turbio que es una comunidad de la vecina república que se encuentra a 40 kilómetros de distancia, quizás las actividades que siempre se han mantenido es la pesca y la extracción de mariscos, posteriormente, a principios de los años 90, se comienza a desarrollar la industria del turismo que logra desarrollarse de manera explosiva en cerca de 20 años y que lamentablemente se detiene producto de la pandemia del Covid, en estos momentos en nuestra ciudad se mantiene producto de la pesca artesanal (Centolla y erizos) y de la acuicultura, sin lugar a dudas, siempre existe una reinvención por parte de la masa trabajadora ya que las constantes crisis económicas y si a eso sumamos una crisis sanitaria global se redireccionan las áreas productivas. El turismo, sin lugar a dudas, volverá quizás de otra forma ya que esta pandemia cambio todo, pero volverá. En tiempos de crisis los ciudadanos aplican la solidaridad, ya que en estos grises días surgen las ollas comunes que ayudan a los que están sin empleo, pero nuestra gente entiende que aquí hay que cuidar a los que están más indefensos. Nuestra historia nos indica que fuimos un pueblo que va creciendo gracias a los trabajadores y creo que aún se mantiene la misma lógica.

 

Por: Juan Salvador Miranda

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias