• 3 de diciembre de 2020

¿Quién le coloca el cascabel al gato al incesante movimiento de camiones en el sector del cruce del Camino 1?

Los vecinos del sector han debido soportar situaciones insufribles y desconocidas para la mayoría de la población natalina, que no convive con este problema, además de parecerle un tema muy lejano.

Nos relatan, en el lugar, que estos camiones no tuvieron piedad ni siquiera cuando se efectuaba un funeral en las inmediaciones, provocando gran molestia y rechazo entre los vecinos, no paralizando sus faenas pese al dolor de los presentes.

El problema se presenta, principalmente, a raíz de la instalación de una bodega de acopio de alimento de salmón, que incluso ha traído aparejado la llegada de roedores con todo el peligro que implica esta situación sanitaria, amén de la ostensible presencia de gaviotas.

Se ha recurrido a todos los estamentos y servicios gubernamentales vinculados con esta  temática, solamente llegaron unos funcionarios a medir el nivel de ruido ambiental y nunca más se les vio.

Mientras tanto, el malestar y molestia continúa aumentando y nadie se encarga de colocar un control o regulación al incesante movimiento de camiones.

Nos señalan, a modo de consuelo, que por lo menos no están en invierno, ya que siempre en esa estación del año se torna intransitable el lugar  por la acumulación de agua, barro y nieve; pero el tránsito de camiones no merma, ni la situación del camino mejora, salvo cuando pasa la máquina de vialidad, de vez en cuando.

Claramente,  este asunto está afectando la calidad de vida de los vecinos y es hora ya que las autoridades, alcalde incluido, tomen cartas en el asunto con el objetivo de resolver este problema. 

 

M.O.O.-

 

Más Noticias