• 7 de agosto de 2020

«Ya no arderá el país, según lo anunciado por Matthei o colapsará el sistema, o se perderá la confianza en el país. Pronto veremos que lo que ocurre es exactamente lo contrario»

Por Juan Morano C.

La semana que pasó decíamos que aún no estaba aprobado el proyecto de ley que permite que podamos retirar parte de nuestros fondos desde las Administradoras de Fondos de Pensiones, que sólo se había dado el primer paso, que aúnque importante era insuficiente para saber qué ocurriría finalmente, hoy, en sólo siete días, podemos decir que no sólo el Senado también aprobó y con una mayoría tan amplía que sobrepaso los 2/3, es decir, de cada tres senadores dos o más votaron a favor, se mantuvo lo aprobado en la cámara de Diputados y se incorporaron algunas indicaciones que mejoran el proyecto de ley. Así el proyecto quedó listo para volver hoy jueves a la cámara de diputados en un tercer trámite, que al mantenerse tal cual lo aprobó el Senado sin modificaciones, se transformó en el trámite final, haciendo innecesaria la comisión mixta entre ambas cámaras. Sólo persistían dos dudas, la primera de ellas era si los Senadores del Gobierno, es decir de la UDI, RN y EVOPOLI, eran capaces de juntar las 11 firmas necesarias para poder recurrir al Tribunal Constitucional, para dilatar o impedir que se promulgue como ley de la República y la segunda, si es que acaso el Presidente tendría la decisión de vetar la ley, al momento de escribir esta columna, se señala en las redes sociales y en algunos medios de comunicación que el Gobierno ha decidido promulgar mañana viernes 25 la ley que permitirá el retiro, por ende, no habrá veto y los senadores no pudieron juntar 11 firmas para acudir al Tribunal Constitucional, trámite por lo demás casi inútil ante el quórum logrado en esta reforma que superó con creces el máximo de quórum posible requerido de los 2/3, para una reforma de la Constitución.

Lo que aprobó el Parlamento de la República y que será ley a partir de esta semana es que se puedan retirar hasta el 10% del fondo de las cuentas individuales, estableciendo el monto máximo de UF 150 ($4.350.000) y un mínimo de UF 35 ($1.005.000). Si el 10% de los fondos acumulados es inferior a las 35 UF, el afiliado podrá sacar hasta dicho monto, si no tiene las 35 UF, podrá retirar la totalidad fondo que tenga, que era el proyecto basal, luego las indicaciones que aportó el Senado y ratificados por los diputados, la primera, que señala que los fondos retirados no podrán ser objeto de cargos o descuentos, por las instituciones financieras, excepto para ser usados en pensiones alimenticias no pagadas, la segunda, que determina que los fondos retirados no constituyen renta, por tanto, no están sujetos a tributación o descuentos previsionales; en tercer término, se aprobaron los procedimientos y los plazos. Aquí se establece que los afiliados podrán pedir el retiro hasta 365 días después de publicada la ley y dispone que la entrega se realizará en dos cuotas, la primera correspondiente al 50% en un plazo máximo de 10 días hábiles desde que se presente la solicitud, por cualquier vía, y la mitad restante hasta en 30 días hábiles a contar del primer pago.

Reiterar que la ley fue posible por la unidad de la oposición, escuchando a la ciudadanía y por la capacidad de convencer a parlamentarios de gobierno de la apremiante necesidad de apoyo real para millones de compatriotas.

Hoy las primeras reacciones son que este aporte será de un gran impacto para evitar o disminuir la crisis económica por el impacto de la pandemia.

Ya no arderá el país, según lo anunciado por Matthei o colapsará el sistema, o se perderá la confianza en el país. Pronto veremos que lo que ocurre es exactamente lo contrario.

Esta ha sido una gran semana, gracias a Dios y hasta la próxima.

Más Noticias