• 20 de abril de 2024

Darwin Letelier está a un paso de ser director titular del Hospital Augusto Essmann

Compartir Noticia

Nota del Editor: Contra todos los pronósticos, habida cuenta de los múltiples cuestionamientos, internos y externos, al parecer su nombramiento es un hecho.

Siempre hemos estado investigando y siguiendo como medio esta información con especial interés. Hoy día, Letelier, de forma extraoficial, sería el nuevo director titular del hospital natalino.

El actual director subrogante del hospital provincial Augusto Essmann Burgos,  aparentemente,  habría logrado quedarse con  el proceso concursal de alta Dirección Pública que lleva adelante el Servicio Civil para cubrir el cargo de director titular del principal recinto asistencial de la provincia de Última Esperanza. Esto último, habría sido informado por el mismo Letelier, quien el día de ayer martes 25 de enero comunicó la noticia a sus colaboradores más cercanos. Sin embargo, en la página del Servicio Civil solo se registra que el concurso de alta Dirección Pública (Código ADP-5467) para dotar de un nuevo director titular al Hospital Augusto Essmann Burgos de Puerto Natales, aún se encuentra en fase de nominación, debido a que el proceso de postulación donde participaron más de 80 profesionales,  contiene un periodo de reclamación de los postulantes finalistas, posterior a la resolución del comité de selección, el cual envió la nómina a la autoridad de los candidatos elegibles para el cargo el pasado 28 de diciembre y, por consiguiente, entre los días 06 y 13 de enero era el plazo para dar cumplimiento a las reclamaciones que pudiesen efectuar los candidatos finalistas que fueron descartados para ocupar el cargo en comento.

Bajo ningún punto de vista pasa desapercibido que el actual director subrogante Darwin Letelier tenga la máxima puntuación del proceso concursal, ya que, en los 18 meses que ha estado a cargo de la subrogancia del cargo titular, su administración ha estado marcada por hechos confusos, donde apareció en la ciudad de Puerto Natales luego de su paso como director subrogante del Hospital San Martin de Quillota, en la quinta región del país, donde Contraloría General de la República le acusa de apropiarse de poco más de $90 millones de pesos en forma indebida, a través de un informe de investigación especial N°117 publicado el día 17 de abril del año 2019, sólo 3 meses antes de llegada a Puerto Natales, y en el cual se detallaba lo siguiente:

  •  Incumplimientos de la jornada laboral
  • Pagos indebidos de horas extraordinarias
  • Acciones constitutivas de acoso laboral
  • Gestiones de compras no ajustadas a la Ley de Compras Públicas N°19.886

A la llegada de Darwin Letelier como director subrogante del Hospital Augusto Essmann Burgos, se desconocían estas aristas investigativas por parte de Contraloría en su contra, las cuales fueron apareciendo con el paso del tiempo en estos 18 meses, e incluso con solicitud de documentación a través del Congreso Nacional vía transparencia al Ministerio de Salud de Salud y Contraloría General de la República por parte de parlamentarios (vía diputada Sandra Amar https://eltirapiedras.cl/hospital-augusto-essmann-burgos-entre-incertidumbres-cambios-administrativos-y-solicitudes-en-contraloria-general-de-la-republica-segunda-parte/ )

con el objeto de conocer cuáles fueron los parámetros que rigieron la contratación de Darwin Letelier.  Dicho esto, el desempeño del medico habla por si solo, transcurrido los 18 meses de gestión como director subrogante, se encuentra querellado por un profesional especialista, esto por acciones constitutivas de acoso laboral, han pasado designados más de 10 subdirectores médicos, es decir, con un tiempo de desempeño en el cargo por debajo de los 1.8 meses, lo cual habla de un incumplimiento total al desarrollo de las metas y lineamientos propuestos en una gestión de esa envergadura. De igual forma, ha modificado la subdirección de gestión del cuidado en 3 ocasiones, que, en términos sencillos, es quien tiene a su cargo el servicio de enfermería y matronería del hospital.

En el mes diciembre del año 2019, con poco menos de 4 meses de gestión, decide contratar los honorarios de servicios médicos con especialidad en cirugía general del Dr. Thomas Adolfo Gallardo Ramírez, médico que su última prestación de servicio correspondía al mismo Servicio de Salud de dónde provenía Letelier (Viña del Mar-Quillota), junto con irregularidades en el proceso de trato directo,  el profesional contratado presentaría impedimentos médicos de acuerdo a la resolución emanada desde el COMPIN Viña del Mar, Servicio de Salud resolución exenta N°03 de fecha 16 de abril, cuya materia es evaluación por salud incompatible de funcionario público, donde se considera por parte de la subcomisión que el citado profesional adolece de un estado de salud irrecuperable que comprometen significativamente su desempeñó laboral. Sin embargo, el medico Thomas Gallardo Ramírez dejó de prestar servicios a honorarios a través de su empresa E.I.R.L., y en el mes de diciembre pasó a formar parte del Servicio de Salud Magallanes, contrato amparado en el artículo 45 inciso segundo de la ley N° 20.422 (Establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad), razón por la cual, paso a ser el subdirector médico del Hospital Augusto Essmann Burgos, persona de confianza del director subrogante. Otra subdirección que intentó modificar, fue la subdirección administrativa del hospital, donde pretendía instalar a Alexis Vásquez Fernández, esto en reemplazo de la titular del cargo Paula Vázquez Leiva, lo cual no prosperó producto de la manifestación de funcionarios que acusaban que Vásquez Fernández, había sido investigado por presunto fraude y cohecho, cuando desempeñaba funciones como subdirector administrativo en el hospital de Santiago Félix Bulnes. Posteriormente, en el mes de agosto del año 2020, removió del cargo al referente quirúrgico del hospital, el médico cirujano Denis Quijada y en su reemplazo nombró al Dr. Jesús Ascanio Carmona, médico extranjero, que aún no regulariza su situación académica en Chile, y que debido a esto no se encuentra inscrito como médico en la Superintendencia de Salud. 

El servicio médico quirúrgico del Hospital Augusto Essmann Burgos, debe contar con la jefatura de un médico con especialidad en medicina interna, actualmente tiene a cargo el servicio un médico general, situación que no corresponde y que no ha podido ser subsanada por el actual director  subrogante. Y, finalmente, varios cambios de jefatura en el servicio de Urgencias, el servicio más cercano a la atención comunitaria.

El desajuste en la administración de Darwin Letelier en su estadía como director subrogante, ha traído como consecuencia un sinnúmero de inconvenientes en el desempeño de los diferentes servicios al interior del recinto hospitalario. Mientras todas las miradas de las autoridades locales y de la región de Magallanes estaban puestas en la apertura del Parque Nacional Torres del Paine del día 26 de noviembre, el hospital provincial de Última Esperanza sufría el colapso de ocupación de camas disponibles producto de la pandemia por Covid-19, dando paso a la improvisación de la reconversión de 5 camas de la unidad de tratamiento intensivos (UTI) disponibles en el hospital, a (05 camas UCI) una excepción a consecuencia de la pandemia, ya que, es importante destacar que por definición ministerial no corresponde a un hospital con calificación de mediana complejidad habilitar camas UCI. 

El personal médico internista con los que cuenta el hospital debe cubrir la atención de varios servicios en forma simultánea, tales como, médico quirúrgico, urgencia, diálisis, interconsultas de otras especialidades, realizar ingresos de hospitalización y atención de box. Todo lo anteriormente mencionado, provocaba una sobre exigencia laboral para los profesionales médicos, quienes manifestaban al director subrogante Darwin Letelier, a través de un documento emitido el día 16 de noviembre, que la estrategia adoptada para la atención de pacientes con complicaciones respiratorias por Covid-19 no era la adecuada, ya que, para tener una unidad de cuidados intensivos (UCI) se debía contar con el recurso humano profesional que estén debidamente entrenados en la atención de este tipo de pacientes como realmente corresponde en una UCI, y esto obedecía para la atención exclusiva de los pacientes con patología por Covid-19 conectados a sistema de ventilación mecánica, por lo cual, se requería contratar en forma extraordinaria personal de enfermería, kinesiología, nutricionista, apoyo de equipo de anestesista en la vigilancia de pacientes de UCI, hasta la contratación de médico con dedicación exclusiva para UTI/UCI, entre otras peticiones. Se sugiere por parte de los especialistas de medicina interna, que además de capacitar y/o complementar el recurso humano ya mencionado, es importante complementar los servicios de apoyo necesarios para un  funcionamiento óptimo de la unidad UTI/UCI.

La administración de Darwin Letelier en el Hospital de Puerto Natales parece no ser la más adecuada, vivimos tiempos complejos en términos sanitarios, con un hospital al borde del colapso producto de la pandemia. Sin embargo, su administración está plagada de cambios, improvisaciones que sin duda y como en todo ámbito de cosas, genera más un retroceso que un avance, las indefiniciones continúan y repercuten en el funcionamiento de todos los servicios del hospital, no existe diagrama jerárquico que aguante a la administración de Letelier, siempre se cae una pieza, provocando cambios y más cambios en la estrategia de gestión de la atención pública de salud. De no existir cambios en la dirección del establecimiento de salud de la provincia de  Última Esperanza, continuaremos sumergidos en una administración y gestión tormentosa, una verdadera ruleta de azar que nadie sabe dónde puede terminar.

Especial para El Tirapiedras: Carlos Subiabre Ruiz.

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias