• 24 de julio de 2024

La noche de San Juan

Compartir Noticia

Una de las características infaltables de los chilotes son las comidas típicas, por eso la Noche de San Juan lo celebran con suculentos platos y folclor de la zona; danzas, canciones, música de Chiloé y su infaltable mitología.

Aquella víspera de San Juan la noche estaba estrellada, ese 23 de junio de 1986.

Durante el día decidí ir a visitar a uno de mis trabajadores que llevaba ese nombre, le llevaba una damajuana de vino tinto y un pollo para que celebrase, quise caminar la distancia que me separaba desde la estancia al puesto donde estaba Juan era de 8 kilómetros así que decidí caminar, no iría en mi camioneta Chevrolet C-10, me acompañó mi perro pastor alemán, que se llamaba Sam. Salimos aproximadamente a las 10 de la noche, la idea era llegar de sorpresa, puse las cosas en la mochila, me puse un foco, llevé un rifle calibre 22 y emprendí el viaje, crucé un par de tranqueras, me sentí acompañado, a lo lejos vi una luz que seguía mis pasos, no sentí miedo, pensé de que era la luz mala, estamos acostumbrados a su compañía en las oscuras noches de Patagonia.

Crucé el puente colgante que está sobre el rio Vizcachas, y me dirigí al puesto, mi sorpresa fue mayor al no encontrar a nadie en él, pero entendí de que los muchachos quizás fueron a celebrar la noche de San Juan a algún puesto cercano, dejé la mochila en la leñera que estaba al lado de la casa y emprendí el regreso junto a mi fiel perro, me di cuenta de que ya no nos seguía la luz que nos acompañó hace un poco tiempo atrás.

Durante la mañana desayuné y revisé la camioneta para salir a dar una vuelta al campo, me dirigí al puesto para saludar a los muchachos y al que estaba de santo, se rieron cuando me vieron, y me dijeron: usted estuvo anoche por estos pagos porque, cuando llegamos durante la madrugada, encontramos la parrilla que estaba trabando la puerta junto a varios trozos de leña, le dije que yo había estado allí pero que nunca había hecho eso, recordé que a veces en la Patagonia suceden cosas así y, sobre todo, en la noche de San Juan.

  Por: Juan Salvador Miranda V.
Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias