• 27 de enero de 2023

OPINIÓN. Basta de engañar: El relleno sanitario es un vertedero

Compartir Noticia

Por: Ramón Arriagada S. – Ex Presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Natales.

Recuerdo perfectamente los días del llamado Terremoto Blanco en el año 1995. Era una emergencia grave. Puerto Natales estaba en una situación de aislamiento peligrosa. Todos vaticinaban que después de un mes, recién, se volvería a la normalidad, sobre todo en cuanto a los caminos.
La posibilidad más cercana para romper el bloqueo era generar un puente aéreo. La Fuerza Aérea cumplía con lo suyo y los primeros aviones con trineos llegaron a Puerto Natales. Yo estaba en Punta Arenas. Desde el primer momento como presidente de la Cámara de Comercio, junto al Gerente de Aerovías Dap, el natalino Andrés Pivcevic (QEPD), tratamos de que se permitiera, por parte de Dirección de Aeronáutica, los aterrizajes de sus aviones en la pista de Puerto Natales.
Esta petición no era aceptada por los organismos regionales comprometidos. La Dirección General de Aeronáutica, la Dirección de Aeropuertos del MOP, el Intendente y también el gobernador de Ultima Esperanza. La razón. Recién hacía dos meses, se había asfaltado dicha pista y se corría el riesgo, de al pasar motoniveladoras para sacar los inmensos metros de nieve que la cubría, se iba a deteriorar. Los más catastróficos decían que iba, junto con la nieve, a salirse las capas del asfalto.
Felizmente llegó a Puerto Natales el, por aquel entonces, Subsecretario del Interior, Belisario Velasco, quien sin recoger antecedentes técnicos, bajo su responsabilidad como autoridad, ordenó a Vialidad local a despejar la pista de aeropuerto natalino en 24 horas. Con ello, la población, se sintió aliviada y se puso término a un aislamiento de suyo peligroso.
Por siempre recordaré este gesto de un gobernante ante situaciones de tanta urgencia para una comunidad.
Todo lo anterior, lo he recordado por estos días, cuando vivimos la emergencia del vertedero de basuras, que obliga por una semana, a no realizar la recolección de los residuos domiciliario en nuestra ciudad y Torres del Paine.
Tenemos un relleno sanitario. Proyecto que jamás podrá ser realidad como se lo plantearon a las autoridades de la época. En especial al Alcalde Paredes. Convengamos que le vendieron humo. Y en este afán futurista se llevó consigo al Consejo Regional, quienes a la fecha, ya han otorgado cerca de $6.000 millones de pesos. Las autoridades jamás evaluaron que los cambios culturales son lentos, y lo de la separación de la basura para su utilización en otros procesos lleva años. En Puerto Natales, responsablemente, será necesario un cambio de conductas no inferior a 20 años.
Entonces, internalicemos, que no tenemos ningún proyecto futurista. Lo que tenemos en la parte alta de la ciudad es un simple vertedero. De ahí, entonces, llama la atención que ninguna autoridad se haya atrevido a abrir el sofisticado vertedero, para cumplir las mismas funciones del mugroso actual.
Es hora de definiciones. Aquí hay un serio problema de egoísmos y cálculos políticos. Ya nuestros políticos están vislumbrando las próximas elecciones. Lo ideal, para algunos, es alargar el efecto de la nefasta administración anterior de Fernando Paredes. Están asustados por su regreso a escena, impulsado por un electorado poco informado, a los cuales no llega la Alcaldía Ciudadana. Otros señalan que el abrir el “Relleno”, significará que la empresa española que los construyó se va a subir por el chorro y va a exigir su recepción definitiva. Sin sacar de esta lista a Aguas Magallanes, quienes ven en la puesta en marcha del vertedero, una contaminación a futuro de sus aguas. Y tener que cambiar la captación del agua a un lago cercano.

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias