• 17 de junio de 2024

23 de ENERO de 1919, SU FUERZA INCONTENIBLE

Compartir Noticia

Esta fecha es quizás inequívocamente la que marca la impronta revolucionaria y de conciencia de clase de gran parte de la historia de Puerto Natales.

La epopeya de hombres y mujeres que se alzaron contra el poder económico y político que detentaban las empresas latifundistas, fue una marca indeleble en la conciencia de trabajadores/as desde principios de siglo pasado hasta terminados los 80’S.

La valiosa obra histórica escrita por nuestro amigo compañero Ramón Arriagada, titulada La Rebelión de los Tirapiedras, nos ilustra con certera cronología histórica esos sucesos, los invito a leerla ojala con la pasión que se requiere, para entender como las convicciones y la conciencia de clase, dieron fruto en organización, arrojo y valentía en esos días y en las luchas venideras, que permitieron que sindicatos de campesinos y obreros abrieran espacios para muchos/as en la cultura, el deporte y, por sobre todo, en la política.

Nuestra siempre y resistida mirada centralista, tan gravitante hasta estos días, y de la cual poco y nada hemos avanzado, también mete su cola en la tergiversación o quizás el ninguneo para usar una palabra más actualizada a lo que fue y forjó el movimiento obrero de Magallanes, lo digo con mucho conocimiento de causa, debido a que en mi condición de ex dirigente sindical como secretario nacional de los trabajadores del Servicio Agrícola y Ganadero, pude ser auditor de variadas charlas de historiadores y de antiguos dirigentes sobre la importancia y del nacimiento del movimiento obrero en la zona norte de nuestro país, cuestión que siempre discutí y pude ilustrar a mis compañeros/as asistentes de lo que fue y la importancia que tuvo en nuestra región y su gravitación política en nuestro país.

Y voy a ir directamente a lo que considero gravitante en la política que fue la organización sobre todo campesina en nuestra región y en especial en Puerto Natales.

Juan Efraín Ojeda Ojeda, Alfredo Hernández Barrientos y Salvador Allende son 3 ilustres personajes de la historia a quienes los une indisolublemente su historia política con el avance, organización y lucha de los sindicatos de campesinos y obreros de Magallanes, nadie podría discutir que gran parte de ese capital político, de estos parlamentarios y como los partidos que los sostenían, residían en la extraordinaria organización del Sindicato de Campo y Frigorífico o la Federación 27 de Julio.

Si hay algo que la historia no puede olvidar y solo sería por desconocimiento es sobre aspectos inéditos de la historia de las campañas del Presidente Allende en nuestra región y sobre todo sus continuas visitas a las grandes estancias de la época como Cerro Castillo, Guido, 2 Lagunas y Rio Tranquilo, tuve la suerte siendo muy niño de acompañar a mi padre en la última campaña presidencial del compañero Allende y hay detalles que vale la pena destacar.

Allende siempre fue acompañado por los dirigentes sindicales de la época, sin duda bastante diferente a lo que vemos hoy, no es posible para mi olvidar algo que puede ser sintomático, es cómo se vinculan aspectos culturales religiosos y políticos en nuestra conciencia para dar paso a nuestras decisiones, por eso era muy común ver en las habitaciones de los campesinos, normalmente pegados en la pared al lado de la cama 3 fotos , la Virgen María, Gardel y Allende, seguramente los campesinos de aquellas épocas que aún viven podrán corroborar lo que describo en esta nota.

Los vericuetos de la historia siempre tienen sus consecuencias, Puerto Natales tiene una muy importante y que tiene mucho que ver con lo que hemos tratado de describir en esta nota, lo que escribo a continuación es en detalle lo que mi padre me contó referente a la decisión y debate que se gestó a fines de los sesenta al interior del Partido Socialista, debido a que existía una corriente o tendencia en su interior, que ponía en discusión una nueva candidatura presidencial de Allende y remplazarla por el entonces Senador y destacado militante Aniceto Rodríguez.

Allende, que a la sazón había sido parlamentario por distintos distritos en su larga carrera política, en Magallanes y a pesar de su raigambre política y electoral, habían militantes dentro del Partido Socialista, que sentían que no había posibilidades en una cuarta carrera presidencial, esta posición tenía mucha fuerza en Punta Arenas y el voto del Regional de Magallanes era definitorio en la decisión  que tomaría el PS, en definitiva la decisión final la tomarían las diferentes seccionales de Magallanes en votación, se llegó al momento de la votación y la Seccional de Puerto Natales era el voto decisivo para una nueva candidatura de Allende, esto lo digo y escribo con mucha emoción, ya que mi padre Carlos Bustamante Bravo, para la época en su calidad de Secretario Seccional de Ultima Esperanza, entregó el voto que dio la posibilidad de que Allende fuera el candidato y que a la postre, permitiera el 4 de septiembre de 1970 se transformara en el Primer Presidente Socialista elegido democráticamente.

No quiero terminar este articulo sin antes reconocer la labor que hacen y han hecho compañeros/as durante estos años sobre la reivindicación de los mártires caídos en ese 23 de enero de 1919 y de otras jornadas de lucha de la clase trabajadora, pero también recriminar a aquellas autoridades muy especialmente a aquellas quienes ejercieron poder y autoridad al retorno de la democracia, quienes pudiendo y teniendo los medios y poder para hacerlo, fueron cómplices de la censura histórica en Magallanes, no es posible no haber restituido el nombre de calles en Puerto Natales o dar paso a la aberración de que un monumento nacional donde se cometió la barbarie del asesinato de dirigentes obreros, como en el Frigorífico Bories diera paso a la ignominia de convertirlo en un Hotel 5 estrellas, hace unos días atrás el escritor Jose Luis Alonso Marchante no podía comprender que todavía en Punta Arenas el genocida y financista del exterminio de nuestras etnias, como lo fue Jose Menendez, una de sus calles principales lleve su nombre, también que el estado de Chile no ha realizado ninguna acción judicial internacional referente a los cientos de compatriotas que murieron fusilados por el ejército Argentino en la Patagonia Rebelde, pero sí corrieron presurosos a salvar de la justicia internacional al asesino dictador que se encontraba procesado en Londres.

Esta historia es larga y repetitiva en la historia de nuestro país, no por eso dejaremos de no escribirla y denunciarla donde se pueda, una vez más gracias a Diario El Tirapiedras por permitirme publicar en sus páginas.

Por: Jaime Bustamante Henríquez
Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias