• 19 de julio de 2024

EL “COCA – COLA”. UNA CARRERA SIN META

Compartir Noticia

Por Observador

Al día siguiente de las alocadas carreras que tuvieron como actor principal al joven “ Coca-Cola”, muchos repetían una y otra vez los videos, donde el personaje llevaba tras de su automóvil a todos los vehículos policiales existentes en esta ciudad en una carrera sin metas.

Todos quienes me hablaron del asunto, mostrando “la exclusiva” en sus celulares, con la filmación de la loca carrera, destacaban su habilidad en el manejo. Imitando a los Duke de Hazard. El joven Coca-Cola, pasó a ser un héroe, que con sus habilidades de piloto de auto, había ridiculizado a la fuerza policial.

Por lo que observé en la filmación, el momento cúlmine de la salida de madre del volante natalino, fue cuando pasó por frente de la hilera de autos, que con sus pilotos se reúnen frente a la Petrobras al atardecer. Se escuchaban los gritos de furor al ver pasar la caravana persecutoria. Creo no equivocarme pero al ver tanta algarabía repitió la pasada por el lugar. Ya todos sabían que era una nueva locura de “Coca-Cola”. Habían identificado su camioneta.

Al final bien sabemos que ya sin combustible y satisfecho por su proeza, llegó a la casa materna, donde los carabineros lo detuvieron , luego de darse cuenta que, a lo mejor, por sus venas corrían efluvios alcohólicos.

Es la carrera sin metas de muchos jóvenes natalinos que tienen acceso a autos potenciados en sus motores y carrocerías. En talleres donde entre mates, chascarros y churrasquerías, estallan sus aspiraciones de éxito; alrededor de potenciar viejos modelos de autos, y soñar con un día poder correr las Tres Horas, o llegar a triunfar en el modesto circuito de Cabo Negro, en una monomarca. Muchos de ellos saben que jamás lo podrán hacer, puesto que de tanto repetir el examen para obtener licencias de conducir, los condena su condición de no entender lo que leen.

No me molestaré por saber el nombre de “Coca-Cola”. Para el caso no vale la pena. Espero que él, luego de bajar sus RPM, de una noche loca, tome conciencia que lo suyo fue un acto temerario. Colocó en peligro su propia vida. Es que a veces estos avesados, tienen tan poco amor por si mismo, y caen en conductas suicidas, sin tener en cuenta que han puesto en peligro la vida de otros. La vida de un policía, la vida de una familia que a esa hora estaba disfrutando de su auto, en fin, pudo haber tenido un triste final.

Lo más preocupante es que en ninguno de quienes comentaban los sucesos de la loca carrera del “Coca-Cola”, esa mañana, dio demostraciones de preocupación por el mal ejemplo que puede ser para nuestros jóvenes estas tonteras de algunos. No olvidemos el dolor de muchos padres natalinos, que han debido ir a constatar la muerte de sus jóvenes hijos, después de una loca carrera por los caminos de acceso a la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias