• 19 de julio de 2024

La cuarentena debiera terminar y terminará, pero no por la acción de figuras que se suben al tren solitos, sino que por la presión de la población y los gremios locales

Compartir Noticia
Más allá del cálculo que pudieran estar haciendo algun@s, quiénes tienen intereses políticos sobre la materia y quieren llevar agua hacia su molino, pues se les acaba el tiempo para seguir usufructuando de la actividad política, está más que claro que no ha habido autoridades que estuvieran a la altura de la catástrofe y crisis sanitaria económica y social que se vive en nuestra provincia y Magallanes. Lamentablemente, los errores cometidos los ha pagado la población, a quienes quisieron tener como un rebaño engordando  y pasivo (como salmones de granja), confinados en sus hogares con cero ayuda estatal y consumiendo en estos largos meses todos los ahorros personales.  Más aún, estas autoridades junto con un pésimo manejo de la emergencia sanitaria, se han equivocado totalmente en el sentido de evaluar las necesidades de la población, en cuanto a concebirlas cuantitativamente en relación a la cantidad de canastas familiares para manejar y mostrar en los operativos con los medios de comunicación afines. Pero las necesidades son siempre mayores y, hoy por hoy, lo que ha hecho el confinamiento que han promovido estas autoridades, es deteriorar la capacidad económica de la gente, amén de la salud mental de todos.
En Natales hay muchos emprendedores y comerciantes cuyas actividades comerciales fracasaron  y la asistencia de los organismos de gobierno, muy bien y siga participando; de modo que soterradamente se ha ido acumulando mucho resentimiento y decepción. Luego, en el horizonte inmediato, si es que se lograra alguna flexibilización de las medidas impuestas a la gente y trabajadores independientes en general -no olvidar que la industria salmonera principal foco de contagio del Covid en Magallanes ha vivido en el paraíso  todo este año operando a sus anchas - , sólo se deberá y será fruto de la movilización de los gremios y población de Natales, por ello, cualquiera que esté pensando en usar esta coyuntura para su beneficio y de sus carreras políticas, no solo se estará burlando de los habitantes de Natales, sino que cometiendo un abuso más de los tantos que nos han causado este último tiempo. 
A estas indolentes y hasta prepotentes autoridades, aúnque les queda poco tiempo, ojalá piensen en resarcir el daño causado en el escaso tiempo que les queda y facilitar un poco más la cosas para un golpeado pueblo  natalino y magallánico.
*Imagen de Marcial Urbina,Pto. Natales
Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias