• 24 de julio de 2024

Víctor Jara, presente ahora y siempre

Compartir Noticia

¿Por qué descargaron 44 balazos sobre el cuerpo de Víctor Jara?. Esa pregunta me daba vuelta en mi cabeza durante muchos años y con el tiempo la logré responder. El era un creador y el poder se siente amenazado por los trabajadores de la cultura, las mentes libres. La dictadura cívico militar ve una amenaza y decide exterminarlo. Hace unos días atrás leo en las redes sociales lo siguiente: Cincuenta años después de su cruel asesinato dictan sentencia contra los autores del brutal crimen del gran director teatral, canta autor y destacado militante del Partido Comunista. Unos días después leo lo siguiente: Que uno de los autores del crimen se quita la vida y dos de los autores del crimen están fugados. A 50 años del golpe militar comienza a haber justicia, la justicia tarda, pero llega, decía mi abuelo. Recuerdo que Alfredo Lewin (ex videojockey de la MTV, crítico musical y comunicador social) que a mediados de los años 90 en una helada tarde de invierno en la Universidad de la Frontera de Temuco, en una conferencia sobre el rock y el periodismo dice lo siguiente, que Víctor Jara era nuestro Bob Dylan, y claro lo que manifestaba tenía mucho de razón. Víctor Jara y Los Blops editaron el álbum “El Derecho a Vivir en Paz” en 1971 (por el sello DICAP) y su canción homónima fue una de las más emblemáticas de su vasto repertorio. Según cuentan las crónicas, Los Blops no eran muy apreciados por quienes acompañaban el proceso de la Unidad Popular en Chile.

Pero esto cambió luego de publicarse el sexto álbum de Jara, en el que colaboraron y fueron parte de una de las canciones que combinaba la psicodelia de aquellos años, con una clara declaración de solidaridad al pueblo de Vietnam, que luchaba contra la principal potencia militar de Estados Unidos. Trascendió el tiempo y una época, para seguir siendo vigente en las actuales generaciones. Lo que manifestó Alfredo Lewin en referencia de que Víctor Jara era nuestro Bob Dylan es verdad. Cuando él realizó “El derecho de vivir en paz” con Los Blops, equivale a lo que hizo el cantautor gringo un 25 de julio de 1965 cuando se colgó una guitarra eléctrica y así cambió la historia para siempre. Víctor Jara después de su cruel asesinato se convertiría en una de suerte símbolo de la resistencia a la dictadura militar, su muerte lo transportó a la inmortalidad y fue tributado desde la música, desde la literatura, los comics, su cara reaparecería en los murales, en poleras y muchas calles llevan su nombre. Se han escrito tres biografías sobre Víctor Jara, “Un canto truncado”, de Joan Jara, "La Vida es eterna" de Mario Amorós y “5 minutos la vida es eterna de Víctor Jara" de Freddy Stock. Desde el rock el ex guitarrista de Rage Againts de Machine, Tom Morello lo reivindica constantemente, los más grandes músicos del rock han versionado sus canciones, como: Bruce Springsteen “Manifiesto”, Robert Wyatt “Te recuerdo Amanda”, Peter Gabriel “El Arado”, Pedro Aznar “Deja la vida Volar”, Jorge González “Paloma quiero Contarte”, Weichafe “El Cigarrito”, Ratos de Porao “Canto Libre”. Otros lo homenajearon, mencionándolo como: The Clash (con el tema “Washington Bullets”) El grupo musical escocés Simple Minds dedicó su canción "Street Fighting Years"​ del álbum homónimo (1989) a la memoria de Víctor Jara. El vocalista y guitarrista de Manic Street Preachers, James Dean Bradfield grabó el disco “Even in Exile” que es un álbum conceptual basado en la vida y muerte del cantante Víctor Jara. El grupo Napalm Death en el último Metal Fest que se realizó en Santiago de Chile le dedicó un tema “Invigorating Clutch” en homenaje a los desaparecidos. Se han realizado varios documentales sobre su vida y su obra. Víctor Jara cada vez es más grande, trascendió y es respetado por el mundo, su obra es atemporal. En un listado elaborado por la reconocida revista Rolling Stone, publicado el 3 de junio de 2013, se nombra a Víctor Jara como uno de los «15 rebeldes del rock & roll», siendo el único latinoamericano en integrar la lista.

Por: Juan Salvador Miranda V.
Print Friendly, PDF & Email

Más Noticias